(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar

Tu misión según la Numerología

El estudio numerológico no solamente es importante para conocer nuestra personalidad sino que también nos permite obtener la clave que nos acerca al conocimiento de cuál es nuestra misión en este mundo. El estado de paz y armonía se consigue sólo cuando tenemos la certeza absoluta de que estamos cumpliendo con lo establecido La misión refleja hacia dónde vamos, qué es lo que venimos a cumplir. ¿Por qué vinimos a esta vida? ¿Qué vinimos a aprender? Es la ruta a seguir para concretar la realización espiritual y material. La misión marca el recorrido hacia la felicidad ya que, al sintonizarnos con nuestro propósito superior, con lo que vinimos a aprender, automáticamente comienzan a abrirse todos los caminos: el camino del amor, el camino de la prosperidad, el camino del éxito en todas sus manifestaciones. En estos casos, nos resulta mucho más fácil expresar satisfacción con la vida y hay una especie de reconciliación con todo lo que nos ha tocado vivir antes de encontrar este sendero de perfección que es el cumplimiento de la misión. ¿Cómo reconocerla?  Para conocer nuestra misión debemos sumar nuestra fecha de nacimiento y reducir el resultado a un dígito. Este número se calcula sumando cada uno de los valores absolutos de la fecha completa de nacimiento: día, mes y año. Por ejemplo, si alguien nació el 06 de julio de 1982, sumará: 0+6+0+7+1+9+8+2=33, se continúa reduciendo 3+3=6, la misión para ésta persona es realizar el número 6 en su aspecto positivo.   El número 1. A nivel espiritual, le corresponde aprender a tomar iniciativas, a ser “humilde y manso de corazón”; debe mejorar su creatividad, creer en sus proyectos y expresar cosas nuevas....

¿Te acostumbras a la felicidad?

“Chiste”  dicho por una mujer que hace stand up: “yo siempre he tenido relaciones muy sufridas, llenas de problemas y contratiempos, celos, baja autoestima, de todo lo que se les ocurra.  Hasta que un día, de repente, apareció un tipo con el que las cosas funcionaban, nos divertíamos, la vida era fantástica.  Pero, resulta que me sentía perdida, no estaba acostumbrada.  No sé qué hacer cuando todo es felicidad.  Él sí sabía… me dejó…” La verdad es que estamos tan habituados a vivir mal que no sabemos vivir bien.  Es un aprendizaje.  Es un proceso que implica identificar los pensamientos, palabras, actos inservibles (que arrastramos desde la infancia, desde la familia, desde la sociedad enferma), para poder reemplazarlos por otros nuevos, que transformen nuestra cotidianidad desde la raíz. Es reconocernos integrantes de un universo sagrado, abundante, luminoso, alegre, seres espirituales transitando una experiencia humana, chispas divinas.  ¡Qué enorme diferencia con el Ego y sus limitaciones y faltas!  ¿Cambias tu mundo para cambiar el mundo?  Aquí estoy para...

Acerca de la Ascensión

Resueno profundamente con esta canalización de los Arturianos, porque observo muchos preconceptos  acerca de este tema, sobre todo en lo que concierne a maneras que, en realidad, son antiguas e idealizaciones/abstracciones  que nada tienen que ver con una Ascensión en que el cuerpo y lo material unidos al alma son centrales.  Lo pequeño y cotidiano son poderosos reflejos de la Luz y su vehículo.  Espero te sirva. Hoy les hablaremos de la ascensión. Están empezando a ver ahora los resultados de las energías dimensionales más elevadas fluyendo en la conciencia del mundo y ocasionando la disolución de muchos viejos paradigmas, trayendo la receptividad a la verdad, y hay mucho más por llegar. Hasta ahora la ascensión ha sido una distante meta de cientos de vidas individuales de experiencia y aprendizaje que son comprendidas finalmente sólo tras la muerte con la ayuda de las Guías de uno. Sin embargo, en este tiempo -AHORA- la energía planetaria está cambiando y elevándose en frecuencia mediante la presencia de muchos seres iluminados en la Tierra en este tiempo. Hay muchos seres provenientes de otros planetas aquí en forma humana simplemente para añadir su Luz a este proceso. La Luz dimensionalmente más elevada de tantos seres iluminados está sirviendo para disolver lo falso y traer la ascensión personal de muchos mientras siguen en el cuerpo físico. Aquellos de ustedes leyendo y resonando con los mensajes de los Arcturianos pueden estar seguros de que han elegido estar aquí en este poderoso tiempo para tomar parte de esto. La ascensión es el motivo por el cual muchos están batallando con experiencias difíciles. A fin de cambiar...

¿Eres luminoso o iluminado?

El Sol es un cuerpo luminoso.  La Tierra es un cuerpo iluminado.  El primero emite luz propia, la segunda la refleja.  Se acostumbra llamar  “iluminado” a alguien que refleja la Luz de Dios.  ¿A partir de ahí, pasa a ser “luminoso” para los demás? Este juego de palabras me ha tenido pensando en los últimos tiempos.  Pienso que, en el mundo que vivimos hoy, estamos irradiados por las crecientes exigencias de la sociedad, por las ofertas desbordantes del consumismo, por los cantos de sirena de los medios de comunicación, por tantas cosas, que estamos volviéndonos opacos, saturados de chisporroteos sin sentido. El sábado, comenzó un año nuevo maya.  No soy seguidora de este calendario, pero tiene una expresión que me encanta: el tiempo es arte.  En el calendario occidental, el tiempo es dinero.  Cada vez más, observo personas completamente quemadas por su trabajo.  Deponen su familia, su salud, su expresión personal, todo por priorizar la fuente del dinero y del reconocimiento.  Entran en una vorágine que los consume y, cuando se dan cuenta, están al borde del colapso. ¿Es el dinero la luz que atrae cautivadoramente?  ¿Es el nuevo Dios?  Pareciera que sí.  Y a su altar arrojamos nuestros más preciados bienes, no sólo personales sino también planetarios: estamos destruyendo el ecosistema en su honor. Enceguecidos por esta  luz externa, no podemos ver una que resiste a pesar de los vientos inclementes: la propia.  Nuestra luz interna espera ser identificada y reanimada.  De ella, surge lo que nos hace únicos, irrepetibles, soberanos por derecho propio.  El sol que iluminaría nuestras vidas con la más resplandeciente magnificencia no es tenido...

Confianza

Dos integrantes del Cirque du Soleil demuestran qué significa la confianza en cuerpo y alma…  ...

Atrapa la ola de expansión

Hay una nueva energía más expansiva en el aire – ¿la sienten? De mayor importancia, ¿quisieran saber cómo utilizar plenamente esta energía boyante para lograr que su vida vaya en una dirección beneficiosa? En este artículo, explico los antecedentes de donde estamos energéticamente ahora  y cómo pueden intencionalmente y a propósito aprovechar nuestras energías nuevas, más amistosas y expansivas que llegan en este mes. Justo ahora de hecho es un momento excelente para actualizarse con sus propias energías y reflexionar sobre las intenciones que establecieron para sus vidas a principios del 2014. Si son como la mayoría de la gente en el mundo, han existido momentos azarosos en este año, especialmente en abril-mayo-junio en los cuales las energías planetarias revolvieron una plétora de caos e incertidumbre. No se sorprendan si están todavía procesando algo de la caída energética de ese ciclo reciente, o si están simplemente atontados a partir de la sobrecarga emocional. Posiblemente han tenido muchos momentos tensos y quizás una noche o dos de insomnio. Después de todo en el curso de su vida cotidiana se les exigió hacer incontables correcciones del curso y navegar sorteando de cuellos de botella invisibles que surgían sin previo aviso. La ola de expansión ha llegado casi de repente y pudiese haberlos tomado por sorpresa. Pueden preguntarse si pueden confiar en estos nuevos impulsos – sin embargo posiblemente estén más optimistas ahora que hace mucho. Cómo Atrapar la Ola de Expansión Aquí tienen algunos consejos para atrapar la ola de expansión que recién llegó. La ola está aquí independientemente de ustedes pero lo que quieren descubrir son formas habilidosas de trabajar...

Principios y finales

Todo tiene un inicio, un desarrollo y un final.  Lo entendemos, ¿sí?  En realidad, lo pensamos pero no lo reconocemos ni lo aceptamos.  Queremos aferrarnos a lo que implica un bienestar y nos cuesta que termine.  Peleamos contra lo que no nos gusta y lo prolongamos al darle nuestra energía, en lugar de permitirle que encuentre su resolución al comprender para qué surgió. Incluso en algo tan cotidiano como una reunión con alguien, si estamos atentos, podemos darnos cuenta de que llega a un punto culminante y luego comienza a decaer.  Quizás, la extendamos un poco más porque le inyectamos ganas, pero eso contribuirá a que finalice de una forma menos feliz que si la hubiéramos terminado cuando era el tiempo. Las situaciones, las actitudes, las relaciones, los trabajos, todo tiene esta dinámica.  Muchas veces, concluyen para siempre.  Otras, demandan una transformación que asegure su continuación con plenitud. En el fondo, tememos a la muerte.  El final anunciado, pero no asimilado.  Si no hemos trabajado en el tema, todo lo demás nos lo recordará.  Vivir plenamente implica reconocer la muerte.  Y saber (no pensar) que luego existe más...