(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
Por y para mí

Por y para mí

Iba en el tren y una señora se puso a hablarle sin parar a su acompañante ocasional. Su discurso era que ella hacía toooodo por los otros (“puedo dar la vuelta al mundo”, “morir”, “hacer lo que sea”) pero nada por sí misma. Se autodenominaba “una madraza”, incluso para su marido, a quien decía que lo “consentía demasiado”. Ahora, para ella misma, no levantaba un dedo. Por supuesto, se quejaba, pero en su tono había cierto orgullo y sentido del deber bien hecho. Me hizo recordar a una mujer joven que vino hace años y me contó una serie de desgracias, al final de las cuales me dijo que quería cambiar “por el bien de su hijo”. Le comenté que así no iba a servir la terapia, que tenía que hacerlo por ella. Rápida, me contestó: “ah, no, si es por mí, yo me pego un tiro y termino todo”. He notado que estas actitudes, si bien son bastante femeninas, son comunes a quienes no tienen conciencia de sí mismos más que a través de los demás. En sí mismos no existen. Son en razón del rol que cumplen con los demás. Si algo les saca eso, se derrumban totalmente. En las mujeres, se trata de las relaciones (madre, esposa, acompañante, salvadora). En los hombres, se trata del trabajo o el dinero. El aprendizaje aquí es encontrar el propio valor, sin importar lo que son para los otros sino para ellos mismos. Generalmente, hay muy poca autoestima y falta de proyectos personales. Es una invitación a apreciar el poder del uno en la...
Test de los Mandalas

Test de los Mandalas

    ASPECTOS DE TU PERSONALIDAD ACTUAL, SEGÚN COMO ESTÉS VIBRANDO RESULTADOS: 1. INTROSPECTIVO Sensible, Pensativo. Te desentiendes contigo mismo más frecuentemente y completamente bien con tu medio, que la mayoría de las personas. Detestas superficialidades, prefieres permanecer aislado que sufrir el impacto de un dialogo estéril. Pero las relaciones con amigos son intensas y profundas, lo que te proporciona tranquilidad y armonía espiritual indispensable para que te sientas bien. No te preocupas por el aislamiento, aunque sea durante largos períodos de tiempo. Es una circunstancia que no te desagrada. 2. INDEPENDIENTE Nada convencional, Despreocupado. Exiges libertad y vida sin compromiso. Determinas tu destino. Tienes talento artístico en el trabajo y en el ocio. Algunas veces, tu impulso por la libertad te lleva a proceder de manera opuesta a lo que se espera de ti. Tu estilo de vida es altamente individualista. Jamás imitas ciegamente lo que es convencional, al contrario, tratas de vivir de acuerdo con tus propias ideas y convicciones, aunque esto signifique nadar contra corriente. 3. DINÁMICO Vigoroso, Extrovertido. Estás muy inclinado a correr riesgos y asumir importantes compromisos a cambio de tareas variadas e interesantes. En contraste, actividades rutinarias tienden a ejercer efecto paralizante sobre ti. Lo que más aprecias es desempeñar un papel activo en los acontecimientos. Procediendo así tu capacidad de iniciativa se torna significativamente acentuada. 4. OBJETIVO Equilibrado, Armonioso. Valoras el amor y un estilo de vida simple y sin complicaciones. Los que te rodean te admiran porque tienes ambos pies firmemente plantados en el suelo y así se tornan dependientes de ti. Ofreces espacio y seguridad a los amigos íntimos. Tus dotes son consideradas humanas...
¿Dejas de bailar el tango del sufrimiento? Danza en la Luz.

¿Dejas de bailar el tango del sufrimiento? Danza en la Luz.

“Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y, al fin, andar sin pensamientos. Perfume de naranjo en flor, promesas vanas de un amor que se escaparon con el viento. Después, ¿qué importa del después? Toda mi vida es el ayer que me detiene en el pasado. ¡Eterna y vieja juventud, que me ha dejado acobardado como un pájaro sin luz!” Comienza  bien y termina mal.  “Naranjo en flor” hace un poético resumen de cómo el sufrimiento puede truncar una vida, si no se aprende de él. En la polaridad placer/sufrimiento, tendemos a aferrarnos al primero y huir del segundo.  Sin embargo, lo más probable es que terminemos enganchados de éste porque la cultura ha privilegiado la lucha y el esfuerzo para obtener metas y para aprender.  Sin darnos cuenta, valoramos más a alguien que ha pasado por toda clase de vicisitudes terribles, aunque quizás lo único que sabe es lidiar con problemas sin salir de ellos: “Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias. Sabe que la lucha es cruel y es mucha, pero lucha y se desangra por la fe que lo empecina”.  ¡Basta de tangos! Sí, es hora de dejarnos de tangos.  Sin dudas, el sufrimiento tiene una finalidad.  Sería superfluo negarlo, ya que, a través de él, adquirimos profundidad y comprensión.  Cada vez que navegamos superficialmente las olas de la vida, carentes de responsabilidad y sentido, es inevitable que nos hundiremos y el sufrimiento nos ayudará a encontrar las insondables corrientes de entendimiento de lo que la Vida es. También, alcanzamos humildad y compasión.  Motivados por el orgullo...

Increíble rutina

Sigo admirada de las maravillas que se hacen en el campo de lo físico.  Estas rutinas combinan flexibilidad, fuerza, belleza, constancia, confianza, valentía, de todo un poco…...
Presencias en el tiempo

Presencias en el tiempo

Vivo adelantada al tiempo lineal.  El lado negativo: he tenido que lidiar con la ansiedad.  El lado positivo: capto tendencias mucho antes de que se hagan conocidas, lo cual, sumado a una gran capacidad de adaptación, permite que los cambios se me hagan fáciles. También, tiene su lado bueno en absorber rápidamente cosas que nos simplifican la vida, como la tecnología.   No tengo miedo de conocer las novedades y de explorar cómo usarlas.  Encuentro que muchos adultos compran lo que está de moda y lo usan como el antiguo artilugio.  Es común que tengan enormes televisores Smart, con planes de cable Premium, y cambien de canales de a uno como antes, sin atreverse a hurgar en el control por temor a “descomponerlo”.  Es un buen ejercicio para el cerebro aprender cosas nuevas. En general, compro lo que necesito, cuando lo necesito.  En eso, soy antigua: uso las cosas hasta que se rompen o están perimidas por demás.  La sociedad de consumo nos hace la cabeza para que cambiemos constantemente de objetos y gastemos innecesariamente, en una ilusión de plenitud y juventud.  Tener “lo último” parece ser un indicativo de estar al día y en control, pero solo oculta las debilidades e insuficiencias, bajo el disfraz de exuberancia y dominio. Nunca hemos tenido tanto y justamente esta abundancia revela la carencia.  En lugar de correr hacia afuera, buscando adelantarnos y controlar, sería mejor ir hacia adentro, encontrando la conexión hacia el tiempo infinito del Alma.  Así, estamos a la vez presentes y...
¿Te cuestionaste qué estilo de vida quieres o simplemente trabajas?

¿Te cuestionaste qué estilo de vida quieres o simplemente trabajas?

Cuando terminé la secundaria, no sabía que estudiar. Todo me gustaba, pero nada lo suficiente.  Tenía que trabajar, así que me decidí por inglés, taquigrafía y máquina de escribir (¿se puede ser más antigua??).  Quería estar en una gran empresa.  Me contrató una multinacional.  A los cinco años, se me agotó el interés.  Deseaba algo creativo.  Estuve en una agencia de publicidad.  Se me ocurrió algo más divertido.  Terminé en un instituto que organizaba eventos.  Me harté de tener problemas con la autoridad; quería ser independiente, sin horarios, sin jefes, que lo que ganara derivara de mí.  Fui vendedora de intangibles muchos años, mientras estudiaba múltiples cosas.  Tuve una enorme crisis acerca del trabajo y descubrí que quería hacer lo que estoy haciendo.  Me propuse adónde, cómo, con quiénes y cuánto.  Y lo voy renovando cada tanto. ¿Por qué cuento esto?  Porque me doy cuenta de que a la mayoría de las personas no se les ocurre preguntarse qué clase de vida quieren vivir.  Muchos creen que es suficiente con elegir una profesión y que todo lo demás vendrá solo.  Casi nunca lo es. En principio, la selección está influida por distintos motivos.  Algunas veces por la vocación, pero, aun así, por la utilidad económica, el status, el prestigio, la tradición familiar, la inercia, las oportunidades, lo que propone el mercado, lo que hay, etc. Generalmente, esa decisión no está previamente informada acerca de cómo se desarrolla ese empleo y, luego, por la forma individual en que uno desea abordarlo.  Así, alguien puede encontrarse trabajando doce horas por día, ganando poco y sintiéndose frustrado, porque nunca se planteó lo...