(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
¿Cómo solucionar las resistencias al cambio?

¿Cómo solucionar las resistencias al cambio?

Cuando comenzamos un proceso de transformación o de crecimiento o un proyecto, llega un momento en que nos topamos con las resistencias internas.  Dentro del “combo” que somos, una parte desea lo nuevo pero otras tienen miedo, dudan, se desmerecen, son cómodas, etc. Tenemos tres formas de tomar las resistencias: luchar, rendirnos o fluir.  No hay manera más rápida y eficiente que escuchar el cuerpo para comprenderlo.  En mi Consultorio, cuando se presentan en un consultante,  le digo que se pare y levante las manos exponiendo las palmas.  Le pido que imagine que yo soy un obstáculo a eso que desea y lo empujo con mis manos.  La mayoría tiende a empujarme más fuerte, a lo que le respondo con más intensidad hasta que termino prevaleciendo (sé cómo pararme para hacerlo).  Algunos simplemente dejan que los empuje y se van para atrás, rindiéndose de entrada, convencidos de que no pueden o de que no valen. Estos dos extremos simbolizan las respuestas básicas del estrés: o luchamos o huimos.  La sociedad privilegia la lucha.  Lo que no nos damos cuenta es que, cuanta más energía ponemos en pelearnos con los problemas, más los reforzamos (en este caso, yo opongo tanta resistencia que acaban cansándose y dejan).  No puede ser más gráfico.  Acostumbramos fortalecer los problemas al pelearnos con ellos. Pasa igual cuando ponemos demasiado esfuerzo en conseguir algo: o nos agotamos o lo alejamos.  Resulta fácil de observar en una mujer que quiere embarazarse; si no lo consigue rápido, se obsesiona al punto que no lo logra.  Cuando lo suelta y se relaja (porque adopta o abandona la obsesión), es...
Resistencia externas… ¿o internas?

Resistencia externas… ¿o internas?

Una consultante me contaba, enojada, todas las resistencias a su proyecto que encontraba entre sus conocidos.  Otros dudaban tanto de ella como de sus planes.  Se pasaba mucho tiempo rebatiendo lo que le decían, al punto de comenzar a agotarse. Le dije que me resumiera los argumentos.  Cuando terminó, le pregunté: “¿Acaso no tienes tú misma esas renuencias e incertidumbres?”.  Tuvo que admitirlo.  “Contratamos” a gente de afuera para que sean las voces de nuestras propias obstrucciones y así nos boicoteamos.  Distintas facetas internas reaccionan al cambio, a lo nuevo, a lo desconocido y las personas nos devuelven lo que pensamos. Cuando dejamos de perder energía en refutarlas y la ponemos en aclararnos interiormente y trabajar por lo que queremos, las contradicciones externas ya no son necesarias.  Entonces, operan como estímulos para continuar.  El adentro construye el afuera. ...
¿Cómo va a ser tu día hoy?

¿Cómo va a ser tu día hoy?

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes que el reloj sonara. Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante. Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener. Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas. Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero o puedo estar contento que mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia. Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo. Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido. Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas. Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones. Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo. Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos. Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma. Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor. Lo que suceda hoy depende de mi, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener. Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes....
¿Qué mundo estamos dejando a los jóvenes (y a nosotros)?

¿Qué mundo estamos dejando a los jóvenes (y a nosotros)?

Charlando con una ex paciente, me contó que había pasado un rato con un nieto de ocho años.  Al final, él le había dicho: “¡Abuela, no hice nada en toda la mañana!”.  Ella le respondió que habían jugado, conversado y almorzado.  Pero él, entre enojado y angustiado, le volvió a decir que “¡había perdido el tiempo!”. Estamos mal como sociedad si los niños tienen esta idea de la vida.  El otro día, pasé por enfrente de un Jardín de Infantes a la salida al mediodía.  Se me ocurrió que ahora, desde bebés, los levantan a la madrugada y les imponen horarios para la escuela, los deportes, las actividades extras, los encuentros con amigos, etc.  Si luego siguen la Universidad, han pasado 25 años repletos de agendas y obligaciones, que los preparan para profundizarlo en el trabajo.  No me extraña que muchos chicos, hartos y cansados, se arruinen en una adolescencia alargada.  Cada vez más, escucho de nuevas “modas” entre jóvenes que son muy auto-destructivas (además de devastadoras para otros).  Incluyen drogas, alcohol, salidas nocturnas hasta el día siguiente, sexo descuidado, deportes extremos, etc. A propósito de una conversación, recordé mi propia adolescencia.  Tenía entre 10 y 20 años cuando la generación de los años 60 proclamó la revolución de paz y amor.  Creíamos que íbamos a cambiar el mundo.   Yo tenía un entusiasmo y una exaltación maravillosos por el futuro que estábamos destinados a crear.  En los 70, todo terminó en violencia y revolución por las armas.  Y sigue…  No tanto por las armas, sino por el consumo y un estilo de vida ligado a la actividad incesante.  “Plenitud”...
Síntomas de adaptación a la Nueva Energía

Síntomas de adaptación a la Nueva Energía

Cuando hay tormentas solares o alineaciones astrológicas/energéticas muy fuertes, tiendo a dormir muy mal.  O demasiado.  Y a necesitar comer determinadas cosas.  O digerir mal.  Me ha estado pasando en estos días, así que quiero compartir algunos comentarios al respecto, porque podría estar sucediéndote.   Sueño: puedes despertarte entre las 2 y las 4 o muy seguido o en la madrugada y no volver a dormir. O dormir profundo y/o muchísimo (e igual sentirte cansado).  O alternar estos dos comportamientos.   Alimentación: puedes necesitar ingerir más comidas, sobre todo con azúcar (precisas más combustible) o aficionarte a una que no te gustaba o no tolerar alguna que antes te apetecía o sentir alergia o mala predisposición o digerir mal o hincharte como un globo o subir de peso y no poder bajarlo.   Fatiga y/o dinamismo: puedes sentir un inexplicable cansancio (que no se soluciona con nada) y/o alternar con períodos de una enorme actividad y entusiasmo, que se van tan rápido como vinieron.   Dolores y síntomas: puedes tener días en que te duele todo (o partes que van rotando) y luego desaparecen, al igual que síntomas o enfermedades que remiten solas.   Pérdida de memoria de corto alcance, distracción, descuido: puedes sentirte desorientado, olvidadizo, fuera del mundo, etc.   Abrumado, irritado, harto: puedes sentirte sobreestimulado y abrumado de cosas, situaciones o personas de baja vibración (noticias, programas, multitudes, comentarios chismosos o malintencionados, gente pesada o nociva, etc.).   Pérdida de vínculos: puedes estar alejándote o dejando amigos, trabajos, hábitos, etc.     Estas actitudes (sobre todo las últimas) son parte de la transformación que estamos realizando desde...
Tu brújula para esta semana agitada

Tu brújula para esta semana agitada

Aquí está tu brújula para las energías singulares de esta semana. Con una semana tan rara y volátil desplegándose, aquí van algunos recordatorios respecto a qué prestar atención y qué puedes hacer para permanecer en calma. Lee esto aún cuando sientas que tienes un buen dominio de nuestras energías actuales – muchas personas con las que tendrás que interactuar pueden no ser tan afortunadas, y puede que pierdan el control. Esta es la semana de oportunidades significativas y desafíos potenciales de la que probablemente has oído hablar por largo tiempo: una infrecuente culminación de una alineación planetaria que incluye a Urano y a Plutón, combinada con el Equinoccio durante un Eclipse Solar total y con una Luna Nueva (una súper luna).  En mis artículos recientes – Navegación Sabia de las Energías de Marzo, Preparación para el Portal del Equinoccio, y Acuerdos del Alma – encontrarás más antecedentes.   A Quién Impacta ¿A quién impactan las energías de esta semana?  A todos. Incluso a las mascotas y a los niños – de hecho, ellos tienden a sentir los cambios de energía mucho más que nosotros.  Recuerden eso esta semana y trátenlos con cariño. Algunas personas con enfoques más convencionales también pueden sentir los efectos de las energías transformadoras de esta semana más que nosotros. Una razón es su falta de consciencia de cosas más esotéricas, como los síntomas de ascensión y los ciclos de energía. Las personas como nosotros – más familiarizados con las dimensiones espirituales de la vida – al menos sabemos que está sucediendo algo grande y hacemos lo mejor posible por tenerlo en cuenta y usar instrumentos...