(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
Porque te quiero, no te aporreo

Porque te quiero, no te aporreo

Mi padre era un hombre muy emocional (a su pesar).  En su trabajo, era bastante reconocido pero, al ser inseguro, se frustraba y se desquitaba en casa.  Afuera, era amable y tranquilo.  Adentro, violento y volátil.  Sin darme cuenta, aprehendí algunos  comportamientos, una de las cuales se puede resumir en un refrán: “porque te quiero, te aporreo”. Su conducta legitimó que uno se puede descargar con quienes ama.  Si no, ¿dónde?  En el trabajo, tenía que portarse bien; con sus amigos, tenía que ser divertido.  El espacio íntimo, ese que nadie conocía, estaba para sacar lo peor, para tomarse la revancha, para desfogarse.   A pesar de que mi madre era la primera destinataria, ella también lo repetía con nosotros (¿con quién iba a resarcirse ella?).  Era un círculo vicioso. Me tomó mucho tiempo comprender esta dinámica y mucho más trabajar para no descargar mis dificultades y temores en los cercanos, a través de la ira.  Todavía me cuesta a veces.  Viendo mis relaciones a la distancia, al principio me sorprendió que yo no me vinculara con hombres o amigos que me golpearan o me humillaran, cosa que es muy común en quienes (sobre todo, mujeres) han pasado por abusos. Creo que mi temperamento agresivo, contestatario y rebelde tuvo ese efecto.  Al crecer, comencé a enfrentar a mis padres cara a cara en verdaderas batallas campales.  Vivíamos en una burbuja violenta.  Me di cuenta de eso al salir al mundo a trabajar, porque me marcaron mis modos ásperos, los cuales yo no concientizaba.  Ese y otros temas fueron la piedra de toque para comenzar terapia.  Después de un fructífero recorrido...
Tábamo ahí

Tábamo ahí

Hace poco, estuvimos charlando con Alejandro, un amigo colombiano, sobre las diferencias entre las formas de hablar de los dos países.  Lo tuve tres días diciendo “Murillo” (con ye), pero no le salió.  Una de las características de los argentinos es que aspiramos las eses.  Siendo entrerriana, eso es todavía más fuerte en mí.  Riendo, le dije que llegamos al extremo de disolver la “s” asociada a la “e”, por ejemplo al principio de una palabra, como cuchá por escuchá.  Grande fue nuestra sorpresa cuando, haciendo zapping, vemos a un integrante de un grupo de cumbia que tenía una remera con la inscripción “TABAMO AHI”. ¡Qué le vamo a hacer!  Son la cosa de nacer aquí y dejtar movido por la...
Servicios en Redes Sociales

Servicios en Redes Sociales

Te cuento que estoy en algunas redes, aportando mi granito de arena con diversos servicios: Facebook Twitter Youtube Google + Linkedin Instagram: la más reciente, como “mensajesparaabrazar”, con fotos y textos de mi producción.     Como siempre, te ofrezco Sesiones terapéuticas y de Guía de Conciencia en mi Consultorio de Belgrano (Buenos Aires) y On Line (Skype), además de los Cursos por Internet en mi sitio. A través de una síntesis personal de más de 20 años, con recursos de Integración Cuerpo-Mente-Espíritu, me he especializado en concretar lo que leemos y deseamos a la vida cotidiana, tanto en lo personal como en lo profesional.  Es tiempo de arraigar y vivenciar, fluyendo con la Nueva Energía.  Cualquier consulta, escríbeme a laurafoletto@abrazarlavida.com.ar  Estoy aquí para guiarte y acompañarte.  Te mando un luminoso...
¿Transformas lo que es Servicio/Ayuda?

¿Transformas lo que es Servicio/Ayuda?

Hace muchos años, en un retiro, tuve una experiencia que cambió mi concepción de  lo que era servicio.  En ese momento, me estaba planteando el tema porque me daba cuenta de que no estaba haciendo lo que era mejor para todos.  Oscilaba entre perderme en los problemas de los demás o retirarme totalmente, dar demasiado o no lo necesario, querer controlar o tener expectativas sobre lo que brindaba y otros asuntos asociados. En ese retiro, después de una de esas vivencias abismales y arrolladoras que sobrevienen sin la decisión del Ego sino del Alma, comprendí dos cosas.  Una fue que, cuando yo no valoraba mi individualidad y lo que producía, los demás perdían una preciosa contribución.  En mi inseguridad y baja autoestima, yo me retraía creyendo que no tenía nada valioso que ofrecer.  Todos traemos algo único y fructífero y, cuando lo damos, no solo enriquecemos al mundo sino que abrimos la puerta a nuestro potencial de ser auténticos y extraordinarios. La otra cosa que aprendí fue que hacer servicio es, primero, evaluar si lo mejor es aportar o no y, de decidir que sí, es aportar y retirarse.  Me explico: cuando hacemos algo por el otro, le estamos evitando que lo haga él.  Esta obviedad no es inocente, ya que el otro no aprende a realizarlo, no se hace fuerte ante las dificultades, no desarrolla paciencia ni perseverancia, no encuentra su particular forma de afrontar las situaciones, no se conoce, no llega a completar su misión de vida.  Todo eso no sucede porque nosotros hacemos por él.  Esto pasa con frecuencia con padres que quieren evitarles dificultades a...
Carne de diván

Carne de diván

Tengo consultantes que se llaman así a ellos mismos, en el sentido de que han hecho mucha terapia (de distintas variantes). Algunos se sienten agradecidos por sus progresos, pero sienten que todavía no han llegado a ese potencial que traen o que desean una integración para lo que ahora están listos. Otros piensan que siguen dando vueltas a sus temas sin llegar a una solución verdadera. Otros pasan de uno a otro en el auto-engaño de que están haciendo algo, pero no lo consiguen.   Un denominador común es que están llenos de información pero que no saben incorporarla, o sea llevarla a la práctica. A eso me dedico: comienzo directamente por sus lecciones principales y ayudo a concretarla, con pasos simples y efectivos. El otro día, una mujer me dijo: “en dos meses, me di cuenta de mis juegos y de cómo revertirlos más que lo que había hecho en veinte años”. Ella estaba preparada. Ya no deseaba seguir en el sufrimiento y la frustración. Cuando alguien tiene la intención pura, encuentra quien lo acompaña a lograrlo, de la forma particular en la que lo...
Decide ser Extraordinario: ¡ya está en ti!

Decide ser Extraordinario: ¡ya está en ti!

Quizás, te has dado cuenta de que hace un tiempo vengo usando este concepto.  Generalmente, asociamos el término a personas que han logrado hazañas (como subir el Aconcagua), son famosas (como un cantante), han superado grandes sufrimientos (como alguien que pasó un abuso, una adicción, un accidente, etc.), son geniales (como un científico), etc.  En resumen, no alguien como nosotros… Tendemos a considerarnos “ordinarios”, o sea gente común con vidas comunes.  Después de veinte años de Terapeuta, puedo decir que nadie es ordinario.  Algunos se ven así y otros se ven raros y ambos ven a los demás como normales y felices.  Todos están equivocados.  Somos un combo con aspectos genéricos y particulares. El cerebro tiene una característica: normaliza para ahorrar energía.  Construye un promedio del entorno y le llama la atención lo que no entra dentro de ese cociente.  Lo hace dentro de una media social (lo que nos viene dado por el lugar y el tiempo en que vivimos) y una personal (lo que la familia y nosotros montamos).  Dentro de esos parámetros, nos movemos continuamente y no cambia a menos que lo dispongamos concientemente.  Esta es una labor que dura para siempre, porque el cerebro vuelve a construir matrices en cada nuevo nivel y porque estamos siendo bombardeados por la cultura constantemente para ser absorbidos por el sistema. ¿Para qué tanto trabajo?, te preguntarás.  Podríamos sobrevivir sin necesidad siquiera de pensar, porque somos pensados por lo que el cerebro captó los primeros ocho años, con algunas nuevas adquisiciones cada tanto.  Reaccionamos con el pasado al presente y así fundamos el futuro… y, sin embargo, el cerebro...

Un punto luminoso en el Universo

El 15 de enero, la NASA lanzó una imagen de la galaxia de Andrómeda; la galaxia más cercana al Planeta Tierra. Esta verdadera obra de arte fue capturada, en parte, con el ESA Hubble. ¿Cómo lo lograron? Se tomaron 411 fotos y se montaron una al lado de la otra, para crear la fotografía más grande jamás tomada. ¿El resultado? Un archivo de 1,5 mil millones de pixeles que requiere alrededor de 4,3 GB de espacio en disco.  La mayoría, al ver esto, se considera insignificante y sin influencia ninguna.  Prefiero pensar que nuestra presencia luminosa puede incidir en tanto espacio: el Amor lo impregna todo.  ...
Cómo afecta la opinión de los demás

Cómo afecta la opinión de los demás

“Porque otros no pueden vibrar en tu experiencia, ellos no pueden afectar el resultado de tu experiencia. Ellos pueden mantener sus opiniones pero, a menos que su opinión afecte tu opinión, su opinión no importa en lo absoluto. Un millón de personas podrían estar empujando contra ti y no te afectaría negativamente a menos que empujes de regreso. Ellos afectan lo que ocurre en su experiencia. Ellos afectan su punto de atracción, pero no te afecta a menos que empujes contra ellos.” Esta afirmación extraída de un Taller de Abraham-Hicks me parece muy importante de tenerla en cuenta, ya que la opinión de los otros solo nos afecta si nosotros dejamos que así sea.. como con cualquier otra cosa, por otro lado.  Debemos aprender a vibrar sólidamente en nuestro propósito y no engancharnos en lo de los demás, perdiendo energía y...