(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
Cómo crear un Frasco de Gratitud

Cómo crear un Frasco de Gratitud

 A veces me despierto y mi primer pensamiento es que no dormí lo suficiente. Llego a la nevera para descubrir que no tengo suficiente fruta para hacer mi batido. Después miro mi lista de tareas pendientes y me doy cuenta de que no tengo suficiente tiempo para hacer ni la mitad. Me subo al auto y descubro que no tengo suficiente gasolina para llegar al estudio de yoga. Más tarde, llego a casa y veo una carta del director de mi banco diciendo que no gano lo suficiente para una hipoteca. Y paso el resto del día sintiéndome como si yo no fuese lo suficientemente buena. El problema “nunca es suficiente”. Nunca lo suficientemente buena. Nunca lo suficientemente delgada. Nunca lo suficientemente inteligente. Nunca lo suficientemente bonita. Nunca lo suficientemente rica. Nunca lo suficientemente exitosa. Todos podríamos llenar el espacio en blanco de ” nunca lo suficientemente __________ ” Nos pasamos la vida calculando cuánto tenemos, cuánto queremos, y lo mucho que no tenemos. Y lo comparamos con lo que todos los demás tienen (o las visiones de perfección que recibimos de los medios de comunicación )- un ciclo autodestructivo que siempre terminará con la misma conclusión: nos falta. Nunca tenemos suficiente. Nunca somos suficientes. Pero hay una respuesta al problema “nunca es suficiente”: La gratitud. La gratitud es lo que hace ver el vaso medio lleno. Te recuerda que tienes suficiente y que tú eres suficiente. Creé un frasco de gratitud hace un par de meses. Comenzó como nada especial, sólo un frasco de vidrio pasado de moda con una cinta atada alrededor del borde. Todos los días, a...
Libérate de los condicionamientos funcionales: ¡sé tú!

Libérate de los condicionamientos funcionales: ¡sé tú!

Hace años, ella vive en un departamento con alquiler mínimo y en un lugar que ama; dice que quiere estar en pareja pero tiene sus dudas (sus padres han tenido una relación malísima siempre).  Conoce a alguien de una ciudad cercana, se ponen de novios, él insiste con ir a vivir juntos.  Ella pone sus barreras pero termina cediendo.  Cuando falta poco, descubre que él la ha engañado un par de veces con alguien y rompe la relación.  La infidelidad ha sido funcional a sus temores. El término “funcional” tiene relación con lo que sirve a determinado propósito.  En términos psicológicos, algunas situaciones o personas lo son con respecto a los conflictos, miedos y resistencias que albergamos, generalmente de manera inconciente.  Nos valemos de ellas para no hacer frente a lo que nos cuesta y las usamos de excusas. A veces, actitudes internas también lo son.  Una paciente se queja de que no asciende en su trabajo y le echa la culpa a que “hay algo malo en ella”, a que no es suficiente o que le falta algo (que supuestamente los demás sí tienen).  Lo repite frecuentemente, como una condena que arrastra sin solución.  Explorando, resulta que el problema reside en que es tan exigente consigo misma que cree que tiene que saber todo o hacer todo a la perfección casi por ósmosis, sin pasar por el aprendizaje o sin equivocarse si lo hace, lo cual la paraliza y estanca.  Es una idea que ha tomado de niña, relacionada con la ilusión de que si es perfecta los demás no la rechazarán, la reconocerán y amarán sin condiciones. ...
La mentira del éxito o cómo amarte así como eres

La mentira del éxito o cómo amarte así como eres

A partir de los 70/80, se comenzó a consolidar una visión acerca de la vida que incidió fuertemente en el ámbito laboral: la del exitoso.  Antes, cada persona era “uno más”, lo que significaba que tenía una familia, un trabajo, algún hobby y no mucho más. En esas décadas, eso tenía que ser llevado a su cenit, no era suficiente.  Había que ser un trabajador proactivo, innovador, creativo, incansable, tener masters y doctorados, etc., además de gerenciar la familia perfecta, viajar, tener la última generación de electrodomésticos, tecnología y autos.  La fama y la riqueza fueron los nuevos objetivos.  Muchos chicos solo quieren ser conocidos, sin importar porqué.  El nivel de exigencia se ha incrementado exponencialmente y se vive estresado.  Esto no está relacionado con determinadas clases sociales; aunque parece algo de las más altas, es un requerimiento que permea a todos porque todos quieren “algo más” y no parece interesar cómo se consigue. Una paciente que está por cumplir los 30 se considera una fracasada porque es una empleada que no ha conseguido los ascensos que debería, no tiene una pareja con determinados requisitos y es “común”.  Contaminada por el modelo social, no puede apreciar que es bellísima, inteligente, capaz y especial a su forma.  Es introvertida, alegre, se enoja fácil, le cuesta mostrarse y expresarse, es generosa, colaboradora y sensible, capta infaliblemente a las personas y las situaciones, aprende a su propia manera, es comprometida y responsable, quiere relaciones formales, se vincula espiritualmente de una forma sencilla y casi sin darse cuenta.  No es extrovertida, sociable ni lo voluble que se espera que sea. Me pregunto: ¿hace...
¿Por qué nadie respeta mis decisiones?

¿Por qué nadie respeta mis decisiones?

Generalmente, cuando nos hemos dado cuenta de alguna actitud o situación que nos dañan y estamos dispuestos a modificarlas, las comunicamos a los demás.  ¡Oh, sorpresa!  Muchas veces, nos encontramos con rechazos, burlas y negaciones.  ¿Por qué sucede esto? Cuando tomamos una decisión, no lo hacemos desde el total convencimiento.  Una parte de nosotros quiere este cambio pero otras no lo desean.  Pueden tener temor, dudas, resistencias, falta de merecimiento, etc.  Como los otros son nuestros espejos, ellos “captan” estos aspectos y los muestran con su comportamiento. No es operativo enojarse con ellos porque así perdemos energía y focalización.  Es más útil reconocer estos reflejos, aceptarlos y trabajarlos internamente.  De esta forma, vamos integrando estos roles y ganando confianza, valor y...
Reporte de Energía de Diciembre 2015

Reporte de Energía de Diciembre 2015

Diciembre trae bastante acción en un mes que es típicamente un tiempo para relajarse y centrarse en los regalos para las fiestas y en las reuniones, y en prepararse para el nuevo año. Pero, mientras decoramos el árbol y cantamos villancicos, hay mucho sucediendo bajo la superficie. El último mes de 2015 puede ser el “final” de muchas cosas, un momento decisivo entre el pasado y el futuro, mientras hacemos también una revisión de vida, mientras muchas décadas de ciclos aparecen de nuevo, sólo para asegurarse de que hemos hecho una elección que nos gusta y con la que estamos contentos. La energía de diciembre puede ser como el Scrooge bueno o el Scrooge malo (N. del T. : personaje del Cuento de Navidad de Charles Dickens), pero sin duda será emocionante. El mes comienza con una activación de la cuadratura Urano/Plutón que comenzó susurrándonos en 2009 y termina en 2016. Y el mes finaliza con muchos planetas en los grados finales de un signo y, para la semana final, cada planeta está en modo directo, eso no ha sucedido en todo el año. También tenemos a Saturno en cuadratura con Neptuno todo el mes y deberíamos acostumbrarnos a esto, ya que es un aspecto característico para el 2016. De hecho, muchos de los aspectos de la energía de este mes son una muestra de lo que podemos esperar en 2016. El mes final de un año puede ser una enorme desilusión si no hemos conseguido las cosas que pensábamos que conseguiríamos en Enero, cuando establecimos nuestras intenciones o resoluciones. Pero las semillas del éxito crecen mucho más fácilmente...
Cómo expresarnos para no repetir el pasado

Cómo expresarnos para no repetir el pasado

Desde hace bastante, tengo un inconveniente con unas filtraciones en mi departamento.  A raíz de renovaciones que hice, mis amigos comenzaron a preguntarme por ellas y a darme consejos o a enojarse por el tiempo que se toman en repararlas.  Invariablemente, les decía que no quería hablar del tema y que charlemos de otras cosas más lindas.  Uno de ellos, extrañado, me preguntó porqué hacia eso.  Le respondí que hablar sobre un asunto que me incomodaba no lo arreglaba sino que me ponía peor.  Yo había hecho lo que debía y solo me restaba esperar que se solucionara.  Indignarme, victimizarme, criticar, sentirme mal no contribuía en nada a eso. Aprendí esta conducta hace mucho, cuando comprendí que arruinaba mi presente trayendo un pasado aciago.  Hace poco, le comenté brevemente a una reciente amiga sobre un problema que estaba atravesando y ella me dijo que no se notaba, que yo siempre parecía estar bien.  Le contesté que yo estaba bien en ese momento, estando con ella, disfrutando el hermoso paseo: ¿por qué iba a malograrlo? Creemos que hablando de algo lo solucionamos o lo “gastamos” hasta que no lo sentimos más.  Lo primero no es cierto, a menos que lo hagamos desde la conciencia y que, conversando con una persona neutra o abierta a escuchar, encontremos una solución posible.  Lo segundo es real al comienzo, como una forma de aceptar y normalizar algún suceso, pero no sirve a la larga.  Traer las emociones asociadas (miedo, enojo, tristeza, ansiedad, etc.) a hechos del pasado o que todavía no se deciden abate las posibilidades del presente y retrasan su resolución. Hablar es...
40% DE DESCUENTO EN CURSOS. ¡Regálate un nuevo Presente!

40% DE DESCUENTO EN CURSOS. ¡Regálate un nuevo Presente!

  ¿Qué anhelas para el nuevo Año?  Te acompaño con Propuestas totalmente prácticas, simples y efectivas para concretar tus deseos: cuatro Cursos distintos, enviados por mail, con un Manual complementario y mi Guía personalizada.  ¡Y con un 40% de descuento!!  Benefíciate con esta maravillosa oportunidad, hasta el 15/1/16.    ¿Quién soy?  ¿Cómo se determina la actitud?  ¿Cómo trabajar en lo que deseo?  ¿Cuál es el propósito de la vida?  ¿Qué es el amor? ¿Qué me hace feliz? Parecen preguntas para los filósofos, pero estás contestándolas continuamente en la vida diaria.  El problema es que, quizás,  nunca te las hiciste concientemente, por lo que eres prisionero de pautas infantiles,  mandatos familiares, requerimientos sociales, publicidades subliminales y muchos otros etcéteras, sufridos en forma de estrés, ansiedad, depresión, miedos, enfermedades.  También, son preguntas que involucran tanto al cuerpo como a la mente, a lo cotidiano como a lo espiritual, a ti como al mundo. Seguramente, la pregunta más escuchada, luego de proponerte algún cambio de estas situaciones, es: “¿Y cómo lo hago”.  Los Cursos que te presento constan de información teórica y mucha práctica, porque no es posible hacer una transformación si no  incorporas las ideas,  ¿Comprendes el significado del verbo?  Puedes atiborrarte de lecturas, buenos pensamientos y grandes  proyectos, pero si no los  pasas al cuerpo y lo concretas,  no serán más que buenas intenciones. O los realizarás a costa de grandes esfuerzos, dificultades y pesares.   Te invito a encontrar las soluciones con las siguientes propuestas: Cómo manejar las emociones con el Manual: Cómo usar la respiración para mejorar tu vida cotidiana IR AL CURSO Cómo cambiar la actitud con...
Cambia tu vida saliendo de la dualidad

Cambia tu vida saliendo de la dualidad

En estas fechas, tendemos a hacer balances y no siempre dan positivo.  Escucho muchas personas que se sienten cargadas por lo sucedido en un año complicado y que hacen un dominó con esa sensación: un hecho empuja a otro similar y así cae una multitud de otros parecidos, que dan la impresión de una vida de errores, malas decisiones y actos fallidos.  No siempre es así pero, aunque lo fuera, ¿los continuamos? Sin importar el origen, si durante años sostuvimos una actitud que ahora vemos como perjudicial, ¿la cambiamos o nos resignamos porque ya estamos grandes, no vale la pena, no sabemos cómo hacerlo, es difícil, los demás no nos van a dejar o cualquier otra excusa?  Nos hemos destratado durante tanto tiempo que ya no recordamos cómo cuidarnos… La polaridad hace aparentar que las únicas opciones parecen ser sacrificarnos hasta la destrucción o volvernos egoístas implacables; trabajadores incansables o vagos irredentos; fanáticos o abúlicos; víctimas o victimarios; buenos o malos.  Salir de la dualidad es un esfuerzo porque mecánicamente nos vamos a los extremos y sucumbimos a los excesos y los dramas. Crear conciencia no es algo que se da porque sí; es una decisión producto de una evolución y, al principio, cuesta.  Es ir en contra de la automaticidad de la mente, de la reacción inicial ya programada, del sistema instaurado en nosotros y en la sociedad por siglos.  Requiere tomar distancia del pensamiento/emoción/acto y, en lugar de seguir lo acostumbrado, reflexionar y elegir.  Existimos en una norma que casi nunca revisamos y, esclavizados, sobrevivimos mediocremente.   Cuando las consecuencias de esa ceguera nos golpean fuerte y...