(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
¿No estás harto/a de:?

¿No estás harto/a de:?

Los tés mágicos que adelgazan con solo tomarlos. Las verduras o especias que curan todos los males. La causa única de todos los males (acidificación, gluten, parásitos, hongos, lácteos, químicos, etc.). Los estudios de grandes Universidades que evidencian cualquier cosa (y que son generalmente inventados). Los sistemas para perder peso. Las fotos horribles para convencerte de apoyar algo. Los hoax (información falsa o engañosa distribuida en cadena) sobre que Facebook, Gmail, Hotmail, Twitter van a cobrar si no lo compartes (“¡ojo que esta vez es en serio!”). Los hoax sobre niños enfermos, causas perdidas, virus informáticos, perfiles de Facebook que te robarán tu identidad, Yacyretá quebrándose e inundando media Sudamérica, regalos porque no lo pueden vender, Bill Gates compartiendo su fortuna, etc. Por las dudas, infórmate en http://cazahoax.com Las declaraciones sobre privacidad de Facebook (que no sirven). Las conspiraciones mundiales de los Illuminati, Monsanto, Rockefeller, el gobierno norteamericano, los ricos, los extraterrestres (que salvarán a los elegidos en sus platos voladores). Los que publican lo peor de los del otro bando y viceversa… pero ninguno ve la viga en el ojo propio… Las invitaciones a juegos que jamás jugarás (¿por qué insisten?). Los grupos que te agregan sin invitarte, sin permiso. La millonésima foto sobre el perro o el gato o ambos o muchos. Las peleas entre veganos y no veganos. Nosotros que nos creemos todo y no investigamos si hay algo de verdad en tanta repetición viral. Yo en este ánimo… Jajaja!! Perdón! Hoy me levanté hinchada… ¿Se te ocurre algo...
Tu cuerpo es humano y es sagrado

Tu cuerpo es humano y es sagrado

Carrocería, traje, hardware, vehículo, descartable, máquina, envase, impureza…  Así llamamos al cuerpo…  Así lo rechazamos, lo negamos, lo despreciamos…  Como si fuera poca cosa, insuficiente, como desecharíamos un planeta o una estrella. ¿Por qué no?  ¿No son materia también? En este afán de “elevarnos”, ya sea a lo mental o a lo espiritual, lo físico se denigra como algo menor, sucio, prescindible.  Casi todas las religiones han menospreciado el cuerpo como el recipiente indecoroso que contiene lo importante.  En las sociedades modernas, se lo exhibe como un trofeo, se lo mecaniza para que haga lo que la mente quiere, se lo anestesia con pastillas para que no moleste.  Pocos lo escuchan… Si elegimos encarnar (estar en la carne), ¿por qué ese afán por menoscabarla?  Eso hacen los “espirituales” mientras los “materialistas” solo viven en la dimensión de lo concreto sin explorar lo sutil.  Unos y otros no integran, no comprenden que ambos hablan de lo mismo, que se reflejan.  ¿Cómo?  Acerca de la conexión cuerpo-mente, he subido a mi página el libro “Usted puede sanar su vida”, un clásico de Louise Hay, que brinda un resumen muy claro en sus páginas finales.  En cuanto a la conexión energética, escribiré en el blog en esta semana. Nuestro cuerpo no es una casualidad, el buen o mal resultado aleatorio de los genes de mamá y papá.  Revela nuestra personalidad (por eso, un entendido puede “leerla” al observarlo) y nos da claves constantes acerca de lo que hemos vivido, lo que estamos experimentando y los miedos del futuro.  El cuerpo habla. Vivir una espiritualidad desconectada de lo físico, meditar para escapar de...

Buen día para…

Sincrónicamente hoy, en el día de la Tierra, en una de las Lunas Llenas más poderosas del año, es también Wesak, en que se recuerda la iluminación de Buda.  Día propicio para limpiar, para liberar, para iluminar, para energizar lo que está estancado, para recomenzar.  Aprovéchalo meditando, escribiendo,...
¿Sirve sufrir y preocuparte por los demás?

¿Sirve sufrir y preocuparte por los demás?

Una consultante me comenta que no puede dormir cuando su hija sale a la noche por la inquietud de lo que le puede pasar.  Una conocida habla largamente de las desgracias del mundo, con una actitud compungida y casi desesperada. Una amiga llora por la muerte de un pariente, diciendo que no aguantaría si a ella si le ocurriera lo mismo.  ¿Qué sucede cuando sufrimos por los demás? En principio, existe una actitud de reflejo, como la de mi amiga.  Conscientemente o no, nos ponemos en la posición del otro y nos compadecemos porque sentimos lo que él siente (o lo imaginamos, porque quizás sienta otra cosa).  Esto es lo que nos hace humanos, capaces de empatizar y colaborar.  Pero, ¿qué pasa cuando esto se desborda y constantemente estamos alarmados y acongojados? Tendemos a creer que nuestro sufrimiento ayuda, que nuestra preocupación favorece, que nuestro desasosiego es útil.  La verdad es que no lo es.  También pensamos que nuestra energía (no solo la de acción sino la emocional, intelectual, espiritual) queda atrapada en nuestra propia burbuja.  Nos suponemos a nosotros mismos como seres aislados, que solo intercambian palabras o actividades puntuales y ahí se termina. Estamos conectados con el Universo.  La famosa frase “Todo es Uno” no es una bella abstracción de los libros sagrados: es una realidad.  Todo es energía de una forma u otra y fluye e influye.  Cuando una persona sufre y tú sufres con ella, tu energía se suma a la de ella y la cargas con más sufrimiento.  Cuando te quejas acerca de algo, lo refuerzas. Cuando imaginas un panorama desolador, estás apoyando a...