(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
Tierra pariendo

Tierra pariendo

El otro día, estaba mirando el programa “Real time with Bill Maher” y me sorprendió con un comentario acerca de la “grieta” que se estaba produciendo en Estados Unidos, no solo entre demócratas y republicanos, sino entre la sociedad norteamericana.  Siendo argentina, esa palabrita me resuena de una manera dolorosa pero entonces  recordé cosas que he leído de personas de diversos países en Facebook y lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares.  La grieta es evidente en todos los sentidos… Estamos en un complicado y difícil paso de la dualidad a la unidad (en muy poco tiempo).  La perenne separación entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, la luz y la oscuridad está pidiendo síntesis e integración.  Lo que sucede a niveles macro son reflejos enormes de lo que pasa a niveles micro: cada uno de nosotros está transitando transformaciones impresionantes buscando (casi siempre inconscientemente) esa Unidad.  Entonces, me pregunto: si todo esto es parte de ese camino, ¿con qué estamos contribuyendo cada uno de nosotros para hacerla más fácil, sencilla y menos...
Desempoderado o con el Poder del Amor

Desempoderado o con el Poder del Amor

“Sabes, todas las cosas que supuestamente “sufro” se han convertido, en realidad, en una enorme ventaja. Hablo de raza y discapacidad. Se supone que son factores negativos en nuestra sociedad, pero son precisamente las cosas que me han liberado”.  Esto lo expresó un artista negro, discapacitado por un accidente.  Los lugares en donde nos paramos para vernos son cruciales.  Acostumbrados a victimizarnos, solemos tomar nuestras “debilidades” para identificarnos.  Somos los raros, los enfermos, los sensibles, los golpeados, los alcohólicos, los sufridos y los muchos etcéteras involucrados en raza, género, origen social, status económico, problemas físicos, traumas infantiles, etc.  Es interesante que, como sociedad, adoremos y persigamos modelos de perfección y, en lo interno, nos sintamos imperfectos e incorrectos. En general, no hemos recibido una educación a través de la cual podamos reconocer y apreciar nuestras fortalezas, dones y cualidades, a la vez que aceptamos nuestras debilidades, carencias y limitaciones como posibilidades de transformación y aprendizaje.  Al contrario, tendemos a ocultar y proyectar éstas últimas, mientras damos por sentado las primeras, sin valorarlas debidamente. Me pasa frecuentemente que les pregunto a los pacientes acerca de las virtudes  que poseen y se quedan mudos; no pueden nombrar más de un par de cosas, las cuales además consideran poco estimables.  Cuando les menciono algunas, no las reconocen o les ponen objeciones.  En cambio, es posible que nombren defectos sin parar, casi con satisfacción.   Parece que siempre somos poco, menos, inadecuados.  Algunos pasan de la inferioridad interna a la superioridad externa: se muestran como los mejores, son orgullosos, insensibles, perfeccionistas, soberbios, alardean de sus rasgos y de sus producciones… para compensar consciente o...
Las sorpresas de las dinámicas familiares

Las sorpresas de las dinámicas familiares

Una paciente joven está descubriendo a su padre.  Siempre, lo había sentido como alguien cerrado, limitado, censor, exigente.  Le temía y le costaba conversar con él.  A raíz de trabajar ciertos aspectos suyos y de ver la dinámica de las relaciones familiares en terapia, se atrevió a comentarle algunas cosas que pensaba que él no aprobaría.  Para su sorpresa, no solo no la criticó sino que le dijo cosas muy hermosas (“si eres feliz, no me importa lo que hagas”, por ejemplo).  ¡¿Qué pasó?! Dos cosas que no había reparado antes.  Una es que su madre es quien maneja los intercambios emocionales en la familia.  Esto es muy común y es un trato tácito que conviene a ambas partes: a los hombres porque les cuesta lo afectivo y a las mujeres porque tienen el poder.  Ahora, mi paciente se da cuenta de que “tu padre dice o tu padre siente” es “yo digo o yo siento”; así puede seguir siendo la madre comprensiva mientras pone lo peor en boca del padre ogro. Este tipo de acuerdo es muy perjudicial para todos: para los hombres porque nunca aprenden a relacionarse con la emocionalidad y su expresión; para las mujeres porque ese poder es ficticio y no desarrollan una buena base de comunicación y confianza familiar; para los hijos porque crecen sobre bases falsas, con imágenes paternas equivocadas.  Es necesario que todos desarrollen lo auténtico y sincero entre ellos. El otro tema es que ella se está conociendo, en sus luces y sombras, y está descubriendo potencialidades que la llevan por caminos mucho más conformes a su originalidad, lo que hace...
Abrazar la Vida

Abrazar la Vida

Es notable cómo las mismas organizaciones que dicen buscar la concordia se proclaman en discordia: “luchar por la paz” es una contradicción absurda. “Defender a las víctimas” es sumirlas en lo mismo. “Ganarle a la enfermedad” es no comprender la dinámica cuerpomente. El lenguaje está teñido de toda clase de expresiones combativas: ser un guerrero, luchar la vida, tener armas para defenderse frente a los obstáculos, estar fogueado, poner el pecho a las balas; referirse al otro como enemigo, como adversario. Y así salimos, como soldados inexpertos cada mañana… Una razón por la cual no confiamos en el amor es que se nos presenta de formas carentes de poder. Muchas veces, quienes son “buenos” parecen “buenudos” y, de hecho, lo son. La verdadera bondad no reside en no conocer la oscuridad o seguir las convenciones sociales o religiosas o vivir en una nube resplandeciente o no ser “malo”, sino en saber que se tiene la capacidad de serlo pero no se lo elige. Atravesando la oscuridad para encontrar la luz, integrando todos los aspectos… Hemos vivido en el polo masculino: la conquista. ¿Podremos generar una energía tan grande como esa incluyendo lo femenino, abrazando la vida? ¿Encontraremos ese fantástico poder de transformación? La respuesta está en el Amor. Y comienza en...
Vivir en el cuerpo, vivir en el presente continuo

Vivir en el cuerpo, vivir en el presente continuo

¿Jugamos?  Imagina que eres exactamente quien eres ahora, pero  tu cuerpo es una máquina, un robot que sigue las órdenes de tu cerebro.  Te levantas, te bañas, el agua corre por tu cuerpo pero no la sientes más que como una necesidad de limpieza.  Desayunas y te llenas de la energía necesaria para comenzar el día.  Vas a tu trabajo y mecánicamente te dedicas a lo tuyo (en el medio, más alimento).  De vez en cuando, charlas con otros robots como una forma de intercambio de información.  Vuelves a casa, tomas la última ración de energía, miras televisión para entretenerte y te vas a dormir.  Durante esas diligencias, tu mente te atiborró de recuerdos del pasado, miedos del futuro, dudas, excusas, ansiedades, diálogos interminables acerca de lo que eres y deberías ser, de lo que pasó y debería haber pasado, etc.  Ella no descansa jamás y encuentra siempre material para su constante gestión. Ahora, imagina que tu mente está en calma (activa pero equilibrada) y que tu cuerpo está vital y despierto.  Sensible al agua tibia de la ducha, a la suavidad y perfume del jabón, a la mullida toalla; al energizante café y al delicioso pan con mermelada.  Mientras vas al trabajo, percibes el frío del aire y los rayos cálidos del sol, el verde de los árboles y las flores multicolores, la hermosa arquitectura de los edificios, mientras escuchas la música que tanto te gusta.  Llegas y, aunque mucha de tu labor es repetitiva, encuentras la forma de involucrarte para ponerle tu sello, tu creatividad, tu interés porque sabes que el trabajo es una forma de servicio...
Subiendo…

Subiendo…

Cada vez que me acostumbro a un nuevo nivel de precios… ¡los vuelven a subir! 🙁 Es lo mismo con el aprendizaje: cada vez que llegamos al final de un nivel, debemos elevarnos al próximo. Hay distintas formas de transitarlo: algunos lo hacen rápido y eficientemente; otros tratan y tratan y parece que no sucede nada, hasta que acceden de golpe; otros hacen su trabajito lenta y prolijamente. Es importante respetar los modos de cada uno y, sobre todo, tratar de disfrutarlo. De cualquier forma, tendremos que hacerlo…...
Divinos Hacedores de Cambios: enciendan los motores

Divinos Hacedores de Cambios: enciendan los motores

Repensando sus Verdaderos Potenciales Con energías planetarias de mayor apoyo ahora para actuar, no se sorprendan si se sienten más confiados para dar pasos que no hubieran dado antes. Sugerencia: estén presentes, sean positivos y no permitan que intentos pasados para lograr sus objetivos los limiten. ¡Ahora es nuevo! En este artículo abordo algunos de los desafíos de estar vivos como seres conscientes en estos momentos. Como saben estos no son tiempos comunes y a cada uno de nosotros se le llama para conectarse con nuestros yoes extraordinarios y llenos de luz. Despierten como divinos hacedores de cambios Es vital que encarnemos cada vez más lo que hemos aprendido y lo que sabemos que es cierto respecto a nuestro poder real para crear. Los divinos hacedores de cambios como nosotros a lo largo de este planeta están despertando a las verdades hace mucho escondidas y redescubriendo nuestras divina naturaleza cuántica. En esta etapa vital, nuestro despertar debe ser más que ideas y palabras. Debemos abrazar nuestro propio poder y utilizarlo constructivamente para ayudar a cambiar el mundo. Nadie va a hacerlo por nosotros. Somos los que estamos aquí para guiar con el ejemplo. Debemos encontrar espacios prácticos cotidianos para usar nuestros dones y percepciones – aplicando lo que sabemos dentro de nuestros corazones. Como escribí recientemente, julio es un terreno base para anclar más de sus deseos del corazón en forma física. Lo que pusieron en movimiento en este mes creará el escenario para un panorama mucho más expandido de oportunidades y progresión en las semanas venideras. A veces cuando el mundo está en caos hay una tendencia hay...