(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar
No tires al bebé con el agua del baño

No tires al bebé con el agua del baño

  Ayer, le dije este dicho a una consultante y me preguntó qué quería decir. Surgió a raíz de que ella comenzó a dudar de sí misma y de su valor porque, al estar atravesando una crisis, no puede ver nada más que el problema a resolver (sus miedos) y no todo el panorama.   Así hacemos muchas veces: en afán de tirar lo que ya no sirve o de descartar argumentos inútiles o de desprendernos de conductas o ideas que es tiempo de liberar (el agua del baño), terminamos arrojando también lo más valioso: las cualidades que tenemos, la experiencia que hemos construido, la capacidad que poseemos, los valores que nos constituyen, la posibilidad de cambiar y crear (el bebé). En una actitud desesperada o desesperanzada, tiramos todo, nos desvalorizamos, nos rendimos, cuando solo se trata de soltar o eliminar lo que ya no...
Consejos para estos tiempos

Consejos para estos tiempos

  Con muchos planetas en Virgo (el signo que comienza) y el fin de la etapa de eclipses, es tiempo de poner atención en los hábitos que sostenemos, la organización y el cuidado personal.  Por ello, es un buen momento para instaurar conductas que nos potencien y no que nos dañen o limiten.   Siguiendo la energía entonces, revisa esas rutinas desgastantes que no te aportan e incorpora (recuerda: nada cambia si no pasa por el cuerpo) nuevos hábitos; organiza tu casa, tu trabajo, tu vida; toma tiempo para ti, mímate, reúnete con personas que te estimulen y con quienes puedas dar y recibir.       Te comparto tres artículos que te pueden ayudar: http://abrazarlavida.com.ar/que-es-la-nueva-energia-2/ http://abrazarlavida.com.ar/los-51-sintomas-del-despertar-espiritual-con-soluciones/ http://abrazarlavida.com.ar/consejos-saludables/   Como te habrás dado cuenta, estamos atravesando enormes cambios junto con nuestra Madre Tierra.  Un valioso hábito que puedes iniciar (o continuar) es el de conectarte con Ella, con la Naturaleza, y agradecer su nutrición y apoyo constantemente.  Amarla es amarte porque estamos unidos en este maravillo...
El Sistema o tu vida: ¿qué eliges?

El Sistema o tu vida: ¿qué eliges?

  Durante el paso del huracán Irma, se entrevistó a unos cuantos argentinos que viven en Miami (de buen poder adquisitivo).  Una frase que escuché varias veces fue “aquí el sistema funciona”, en el sentido de que todo el proceso había sido ordenado y eficiente y, además, como contrapartida al habitual caos argentino (latinoamericano, diría).   Me molestó la frase y me quedé pensando porqué.  No era la primera vez que la escuchaba porque es común en conocidos que viajan a Estados Unidos (y también Europa).  Nosotros venimos a ser los bárbaros, los incultos, los anárquicos, los del Tercer Mundo en el peor significado.  “Ellos” son los iluminados, los civilizados, los organizados, los ricos, los instruidos, los mejores…   Este complejo de inferioridad que tenemos los latinoamericanos (lo he visto en unos cuantos países) se compensa con un complejo de superioridad que hace que nos vanagloriemos de lo peor (la viveza criolla, la corrupción, el aprovechamiento, el cargarle todo al Estado, las rupturas institucionales, etc.).  No parece así pero, cuando nos reímos de esas cosas y las tomamos como rasgos nacionales, subrepticiamente las usamos como un orgullo mal encarado.  Esto hace que no las arreglemos y que sigamos alimentando facetas que nos perjudican.   Volviendo al tema, ¿de qué “sistema” se trata?  ¿De uno que maneja tu vida de una manera tan total y metódica que ni te das cuenta, ya que te hace creer que eres libre: libre de endeudarte de por vida por comprar toda la basura que te vende constantemente como algo necesario, vital, imprescindible?  ¿De uno que es tan organizado que no deja espacio para...
¿Qué serías?  Una manera divertida de conocerte

¿Qué serías? Una manera divertida de conocerte

Si yo fuese un mes sería: • Si yo fuese un día de la semana sería: • Si yo fuese una hora del día sería: • Si yo fuese un planeta sería: • Si yo fuese un animal marino sería: • Si yo fuese una dirección sería: • Si yo fuese un mueble sería: • Si yo fuese un pecado sería: • Si yo fuese una figura histórica sería: • Si yo fuese un líquido sería: • Si yo fuese una piedra preciosa sería: • Si yo fuese un árbol sería: • Si yo fuese un ave sería: • Si yo fuese una herramienta sería: • Si yo fuese una flor sería: • Si yo fuese algún tipo de estado climático sería: • Si yo fuese un instrumento musical sería: • Si yo fuese un animal sería: • Si yo fuese un color sería: • Si yo fuese una emoción sería: • Si yo fuese un vegetal sería: • Si yo fuese un sonido sería: • Si yo fuese un elemento sería: • Si yo fuese un auto sería: • Si yo fuese una canción sería: • Si yo fuese una película sería: • Si yo fuese un libro sería: • Si yo fuese una comida sería: • Si yo fuese un lugar sería: • Si yo fuese un sabor sería: • Si yo fuese un olor sería: • Si yo fuese una religión seria: • Si yo fuese una parte del cuerpo sería: • Si yo fuese una expresión facial sería: • Si yo fuese una materia escolar sería: • Si yo fuese un personaje de caricaturas sería:...
Equilibrio

Equilibrio

Solo se logra después de conocer los extremos y nunca es fijo sino dinámico, cambiante. Lo contrario es la inmovilidad, lo muerto; el miedo de atravesar las experiencias, de conocer las polaridades que...
No tengo tiempo para mí (la excusa de no comprender el potencial de la Conciencia)

No tengo tiempo para mí (la excusa de no comprender el potencial de la Conciencia)

  Cuando les doy a mis consultantes algún “deber para el hogar” (una tarea para observar, reflexionar, realizar), unos cuantos me dicen que no pudieron hacerlo porque no tuvieron tiempo.  Ese es un gran malentendido: no hay que hacer tiempo, TODO EL DÍA es el tiempo…   Andamos corriendo de un lado a otro, llevados por las actividades, inconscientes de lo que estamos promoviendo. La verdad es que somos reactivos; vivimos reaccionando con nuestras actitudes ya aprendidas y formadas desde la niñez hacia cualquier cosa que se nos presenta.  Transformamos lo nuevo en viejo en el instante en que se presenta y luego nos quejamos porque siempre pasa lo mismo.   La única forma de incorporar (verbo crucial: no hay cambio hasta que lo mental pasa a lo corporal) algo distinto es utilizando la conciencia.  Al estar alerta, al darnos cuenta de que estamos pensando/sintiendo/haciendo lo habitual  y repetitivo, lo que nos hace daño, lo que nos limita, lo que sea, lo cancelamos y activamos lo nuevo, lo que queremos que sea nuestro presente, nuestra realidad del ahora.   ¡Es tan simple!  Y  esa es una de las razones por la que no lo hacemos.  La mente/el ego quiere complicaciones, quiere métodos de muchos pasos, quiere gurúes y técnicas reconocidos, ya que debe ser importante, trascendental… para luego no usarlo porque es complicado…     Estas trampas no hacen más que hundirnos cada vez más en sistemas de pensamientos, en conductas, en emociones que nos perjudican y que hace tiempo ya no vibran con nosotros pero las seguimos manteniendo porque vivimos como caballos con anteojeras, dando vueltas a la...
Ola de terror, Ola de amor

Ola de terror, Ola de amor

  A raíz de recientes sucesos catastróficos, estoy escuchando muchas “teorías” que mezclan lo religioso, lo social, lo ecológico, lo político, con visos de violencia, apocalipsis, culpas, pánico, estupidez, manipulación, etc.  Un coctel peligroso…   No voy a negar que a veces siento temor y rabia por lo que los humanos podemos llegar a hacer en nuestra ignorancia (en el sentido de desconocer que Todos Somos Uno y que estamos conectados a la misma Fuente).  Estamos en tiempos complicados porque el cambio casi siempre viene precedido de una lucha final de lo viejo que no quiere desaparecer.  Lo vemos ahora en muchas áreas.   Ante esto, únicamente podemos profundizar nuestro compromiso por un mundo nuevo, con una energía amorosa y creativa.  Y esto no se logra solo con lindos cartelitos en Facebook, oraciones o meditaciones (que también sirven) sino con pensamientos, emociones y acciones cotidianas consistentes y verdaderas.   Siempre es más fácil decir que hacer, pensar que practicar, pero tomemos el pequeño camino diario de la conciencia, la paz, la presencia, el agradecimiento, la intención pura, la acción correcta, la conexión a la Luz, el amor.  Cuesta cambiar hábitos pero en el compromiso individual está la salida.  Somos divinamente guiados, protegidos y...
Informe astro-energético Septiembre 2017

Informe astro-energético Septiembre 2017

El tema principal de septiembre es Adaptación. En este momento estamos navegando entre los desechos removidos por los eventos que dispararon el REAJUSTE de agosto. Sabemos que algo está distinto y sabemos que las cosas deberían ser diferentes. Nos sentimos de alguna manera distintos y algunos de nosotros manifestamos grandes cambios, pero no podemos interiorizar de forma completa esta realidad hasta adaptarnos a todo nivel, asimilando e integrando en la marcha. Este es el momento del gran AJUSTE. Hay una nueva energía dentro de cada uno de nosotros, ya sea tangible a esta altura o no. Esta nueva energía requiere que tu entorno, cualquiera que sea, se adapte a ti de una nueva manera. Esto podría significar una mudanza súbita, un cambio radical de trabajo, una mejora en tu casa, vehículo o electrodomésticos, o un cambio en tus relaciones incluso contigo mismo. Puedes sentir un deseo abrumador por limpiar, cambiar las cosas de lugar, deshacerte de lo viejo, introducir lo nuevo, conseguir asistencia distinta, hacer nuevos amigos y, en general, mejorar tu entorno para reflejar una nueva vibración y nuevas intenciones. Cuando la adaptación es auto dirigida, es emocionante e inspiradora, incluso aunque pueda ser abrumadora de a ratos. Lo que no es tan emocionante es el ajuste que puede que tengas que hacer personalmente con lo que ha cambiado en tu entorno y que no es conscientemente tu elección. Por ejemplo, si encuentras que un cambio te ha sido impuesto en lo laboral o en una relación, puedes revolcarte en el martirio y verte como víctima, o puedes permanecer neutral y aceptarlo como una situación necesaria que a...
Números significativos (11.11, 12.12, etc.)

Números significativos (11.11, 12.12, etc.)

  ¿Vieron estos números alguna vez en un reloj? Cada vez es más común. ¿Qué significan? El 11:11 es una secuencia numérica de activación. Cada vez que los vemos, se nos está dando una oportunidad para entrar en un Portal de Manifestación. En 1991/1992, se nos envió a la humanidad el número 11:11, acompañándonos energéticamente hacia una nueva octava de Luz Solar, creando una rúbrica energética numérica que nos sigue hasta hoy. Observamos los relojes de nuestros microondas, autos y relojes. Una y otra vez, vemos 11:11, 12:12, 1:11, 2:22, etc. Innatamente, sabemos que esos dígitos numéricos son importantes, nuestros ojos sienten la frecuencia de compleción, aún sin darnos cuenta. Cuando experimentemos las descargas numéricas, ya sea de NÚMEROS MAESTROS (todos los mismos números), o CÓDIGOS PERSONALES (ver los mismos números mezclados una y otra vez), detengámonos un minuto completo, permitiendo que esa energía nazca a través nuestro. Concentrémonos en nuestro deseo más profundo y veámoslo como manifestado. El universo acaba de tomar una foto de nuestros pensamientos. Vaciémonos de todas las nociones preconcebidas y dejemos que la Luz remiende los bordes deshilachados de nuestras intenciones. Todos y cada número en nuestro universo personal está activando el subconsciente hacia un nuevo patrón de configuraciones del ADN. El Uno es una singularidad dentro de “todo lo que es”. El “uno” se busca a sí mismo a través del espejo como un reflejo del mundo que lo rodea. Este portal ofrece una oportunidad para sobrepasar todas las limitaciones que nos hayamos impuesto sin saberlo. Uno a uno a uno, entramos en la unidad oculta, en lo profundo de nuestro ser, en el punto central de...
La epidemia del descontento: “Yo debo ser mejor”

La epidemia del descontento: “Yo debo ser mejor”

  Los seres humanos tenemos el chip de la evolución dentro de nosotros y puede ser tanto una bendición como una maldición.  En principio, nos puede estimular para crecer y madurar; para dejar de reaccionar y encontrar profundidad y autenticidad; para respetarnos y amarnos; para encontrar el diseño original y único que somos.  Pero, en una sociedad egoica como la que vivimos, también puede incitarnos para ser la mejor versión del modelo social de moda; para creer que, haciendo y teniendo mucho, seremos reconocidos y valorados; para exigirnos, fustigarnos y agraviarnos por lo poco que somos y logramos.   Esto último es lo más común.  Casi nadie está contento consigo mismo.  Todos queremos “más”, lo cual estaría bien si no fuera porque denigramos el lugar en el que actualmente estamos en pos del que “deberíamos” estar.  Si nos proponemos una meta (y habría que ver si ella está en consonancia con quiénes somos y no con lo que el exterior dicta), no estamos conformes con los pasos que vamos dando, el objetivo final manda y estamos decepcionados todo el tiempo hasta que llegamos… y entonces nos planteamos otra…   Esto es típico del Ego, que es incompleto por naturaleza e insatisfecho por conducta.  Ese constante desmerecimiento te hace entrar en un círculo vicioso, cuya consecuencia es fatídica: si no estás feliz con las elecciones actuales, ¿cómo vas a crear nuevas mejores?    La abundancia actual no es suficiente.  Quieres otra, no estás seguro de los requerimientos, porque vives cambiando de idea de acuerdo a las demandas exteriores o a las presiones interiores: “Esto no es.  Debe ser otra cosa, no...