(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar

Informe energético de Noviembre 2014

Mi informe de octubre resaltaba la necesidad de paciencia para con los desafíos de la vida, y una disposición a dar un espacio a las heridas – las propias y las ajenas – sin tener que saltar a “arreglar las cosas.” Esta paciencia compasiva – sostener un lugar seguro de aceptación frente al dolor, y una disposición para reconocer y no dar la espalda al sufrimiento – fue una fuerza poderosa el mes pasado y todos los esfuerzos hechos pacientemente para coexistir con sentimientos difíciles, circunstancias desafiantes y esos aspectos de nosotros que son difíciles de tolerar para los demás, empiezan a dar su resultado en noviembre, a medida que Plutón se alinea con Urano y Quirón en una relación que continúa hasta Febrero de 2015.  Esta alineación señala un camino a través de los desafíos y una salida al otro lado.  Nos invita a comprometernos activamente con cualquier área en lucha de nuestras vidas – terminó el tiempo de esperar pacientemente – y a hacerlo con un compromiso sincero de vivir las cuestiones, desafíos y conflictos que nos confrontan. Cuanto más dispuestos estemos a hacerlo, más reconoceremos cuántas dificultades nos creamos simplemente por dejar de reconocer la verdad cuando la vemos, ya sea una verdad sobre nosotros mismos, sobre otras personas, o sobre la naturaleza misma de la vida.

Este mes la Verdad es un tema importante.  En tanto discernir la verdad siempre es prioridad para quienes están en un viaje al despertar, la naturaleza de la verdad está ahora cambiando y hay nuevas verdades y perspectivas a ser obtenidas.  Si sientes que tu práctica espiritual te está decepcionando, si ya no te inspira como antes, si estás enfrentando problemas recurrentes en tu vida, aspectos de ti mismo que hace tiempo creías superados, y te preguntas si realmente habrás cambiado en algo, este mes te promete nuevas perspectivas y oportunidades para regresar al flujo de la vida con fe  y enfoque renovados.  Plutón, Quirón y Urano están despejando el camino hacia adelante para apoyar a quienes elijan transitarlo. No todo será capullos de rosa, y parte será cuesta arriba, pero con estos tres formidables compañeros tenemos  enorme fuerza y sabiduría de nuestro lado.

¡Eso no quiere decir que podamos tirar la paciencia por la ventana! Aún la necesitamos, para con nosotros y para con los demás.  Y tal vez más importante: para con el proceso evolutivo del despertar de consciencia que tiene lugar en este planeta,  al que cada uno de nosotros contribuye a cada minuto de todos los días. Este mes podemos encontrarnos con circunstancias muy familiares, experimentando respuestas muy familiares, sólo que esta vez podemos elegir rápidamente una nueva forma de actuar en lugar de repetir hábitos antiguos y patrones que no nos llevaron a ningún lado.  En este momento los cambios más profundos no son los que se pueden medir en términos físicos y materiales, sino en términos de actitud y comprensión. Cuando podermos ver una situación familiar con ojos completamente nuevos, percibiendo así las verdades y dinámicas ocultas, estamos profundamente  involucrados en el proceso de transformación, no importa qué aspecto tengan las cosas en el exterior.  Los cambios en la circunstancia son la cobertura de la torta, pero los que verdaderamente importan son los cambios internos, las nuevas verdades que se perciben, las viejas percepciones que se liberan, una disposición a seguir al propio corazón ¡no importa cuán desalineado parezca estar con los que te rodean!  Estos son los cambios que el mes entrante resaltará – un reordenamiento interno que dará frutos exteriores a su debido tiempo (¡por eso se necesita paciencia!).

Estas energías nuevas, desencadenadas por Plutón al comenzar el mes, se instalan en la primera semana de noviembre.  Podemos encontrarnos como en un sube-y-baja, un minuto arriba y en seguida abajo otra vez. Está bien. Estamos tanteando con los pies un terreno nuevo, puede tomar tiempo.  Al llegar la Luna Llena en Tauro el 6/7 de noviembre corremos el riesgo de rechazar la invitación para saltar a ver la vida con ojos nuevos, prefiriendo quedarnos quietos y hacer las cosas al modo viejo…  ¡Y quejándonos, por supuesto, de lo injusta que es la vida y de que nada cambia jamás!  En las próximas semanas habrá muchas oportunidades para aceptar cambios significativos en la comprensión y en la experiencia. Sería un desperdicio monumental rechazarlos en favor de una simple familiaridad con las heridas viejas, el viejo dolor y la seguridad aparente de una “consciencia de víctima.” No importa cuán injusta parezca la vida, no importa cuán dura la lucha para cambiar sin que sucedan cambios, este mes nos ofrece incontables oportunidades para hacer las cosas en forma diferente si estamos dispuestos a asumir responsabilidad por nuestro futuro, aun cuando el estado de nuestro pasado haya parecido completamente fuera de nuestra influencia.

arbol rosa

Mercurio ofrece ayuda entre el 8 y el 11 de noviembre, volviendo a Escorpio después de su viaje retrógrado por Libra, cruzando el grado del eclipse solar reciente (23/24 de octubre) al hacerlo, y luego atravesando el grado en que se volvió retrógrado al comienzo de octubre. Si te estás preguntando cómo implementar las visiones obtenidas durante octubre, Mercurio muy bien podría traerte esa información y conexiones que necesitas para hacerlo.  Su regalo podría ser tan directo como unos cuantos hechos convenientes,o tan enrevesado como una visión de un aspecto de tu carácter que nunca habías notado antes, pero a lo que sea que Mercurio te traiga, préstale atención, aun si parece poco importante, porque las piezas que se irán acomodando en las próximas semanas colocarán la información en un contexto útil.

Una conjunción entre Marte y Plutón, con pico entre el 10 y el 12, forma un poderoso contexto para las dos primeras semanas de noviembre.  Esto es en cierto modo una combinación notoria con bastante mala fama, a menudo indicando conductas agresivas e intimidantes, una necesidad de salirse con la suya sin importar el costo.  Sin embargo, no estamos obligados a asumir la naturaleza más destructiva de esta alianza.  Hay otro camino, en especial porque el planeta uraniano Cronos se opone a los dos peso-pesados, conservándolos bajo control y recordándoles (y también a nosotros) que el viejo método es que “la fuerza da la razón.”  El verdadero guerrero de la incipiente Era de Acuario es un guerrero del espíritu, que conlleva una intensa compasión por toda vida, que ocupa el corazón y no la cabeza, y que conoce al auténtico poder como aquél que permite que la verdad surja a la superficie como una burbuja, y no el que suprime la verdad en favor de mentiras egoicas y mentalidades autoritarias.  Marte, Plutón y Cronos nos invitan a volvernos ahora guerreros espirituales, a esgrimir la espada de la verdad inquebrantable y usarla para abrir el ego endurecido y verter en su interior el bálsamo sanador de la sabiduría y la visión.  Antes de decidirnos a usarlo sobre otros, ¡nos recuerdan examinar primero nuestro propio ego en el espejo! Si estamos demasiado enfocados en los que nos rodean y en lo que ellos necesitan hacer para cambiar, es hora de mirarnos a nosotros mismos y ver qué es lo que realmente está pasando.  ¿Qué estamos evitando ver en nosotros al señalar con el dedo a los demás? Plutón, Marte y Cronos nos piden cuentas, a cada uno de nosotros, exigiendo honestidad inquebrantable ante lo que vemos y a quién vemos al mirar el espejo.  Esa honestidad tendrá múltiples recompensas cuando Urano y Plutón formen su próximo cuadrado exacto a mitad de Diciembre.

El 16 de noviembre verá a Neptuno colocarse directo, seguido por Quirón haciéndolo el 23, después de estar retrógrados durante cinco meses.  Quienes tengan planetas en Piscis en particular, empezarán a sentir este cambio sutil en las próximas semanas, pero todos nos beneficiaremos con este cambio de dirección. Neptuno y Quirón en Piscis, fuerzas poderosas de compasión y sanación, han estado en estos meses pasados poniendo al descubierto esos lugares en los que necesitamos cuidados más tiernos y pacientes. El proceso ha sido doloroso para muchos, especialmente quienes tuvieron que enfrentar pérdidas profundas y atravesar duelos.  Las heridas abierdas de las pérdidas, la separación y el aislamiento pueden sentirse como un túnel oscuro sin salida y sin una leve luz al final.  Para quienes estuvieron en un espacio así este año, la luz empieza a titilar suavemente al final del camino. ¡Y no antes de tiempo!  Los pedazos rotos de vidas destrozadas por las pérdidas empiezan a reanimarse, aún cuando el duelo continúa.  Nadie es inmune a las pérdidas. Es parte inevitable de la vida, pero  estos meses pasados han expuesto especialmente el impacto de semejantes experiencias.  A medida que Neptuno y Quirón comienzan un viaje de avance, otra vez nos conducen a todos hacia un aprecio más profundo por la vida y el amor en presencia de la pérdida, de lo precioso que tenemos en el momento presente y de la alegría disponible cuando podemos apreciar plenamente las bendiciones del ahora.

El 22 de noviembre el Sol entra en Sagitario seguido muy de cerca por una Luna Nueva que reaviva la cuestión de la paciencia y su papel en el camino de la evolución consciente.  Esta Luna le habla a nuestro deseo inherente de “resolver” la vida.  Con un telón de fondo de siglos, durante los que la mente fue endiosada y el espíritu cada vez más ignorado, si no podermos encontrar solución a un problema nos podemos sentir ineficaces, sin esperanza, fracasados.  La capacidad para aplicar la lógica a la vida y mejorarla en consecuencia, ha sido el estándar según el cual se medía todo.  Ese estándar está cambiando ahora. La lógica, cansada, no puede intervenir en la incipiente Era astrológica de Acuario, gobernada por Urano, ¡que no podría “pensar dentro de la caja” aunque su vida dependiera de ello! Debemos abrirnos a nuevas maneras, a los desafíos que exigen respuestas ilógicas:  esperanza frente a la desesperación; amor frente a la agresión; sabiduría frente a la ignorancia, y lo más importante de todo para esta Luna Nueva, ¡paciencia frente al no saber qué diablos hacer en ciertos casos!  Porque nada puede restringir el progreso tan rápidamente como desechar una solución más profunda y duradera en favor de una más rápida y cómoda.  De modo que, si esta Luna Nueva trae dilemas que nos enloquece tener que resolver, mejor esperemos un poco, porque antes de decidir una acción hay más para descubrir, ¡y más sabiduría para recoger antes de movernos a la próxima cosa!

Y ciertamente la recogeremos, cuando el Sol esté en Sagitario hasta el 21/22 de diciembre, bienvenido allí con un cuadrado entre Mercurio y Júpiter que nos ayuda a descubrir con la mente y el corazón cuán distinto podría ser el mundo si nos decidiéramos a vivir en él en forma diferente.  Porque esta es la esencia del cambio: desde adentro hacia afuera, haciendo renacer nuestras mentes y corazones a fin de que el mundo mismo cambie, y no a la inversa.  A través de la última semana de noviembre, un cuadrado entre el Sol y Neptuno nos desafía otra vez a adoptar nuevas perspectivas, verdades nuevas. No podemos experimentar el cambio a partir de la aplicaciones de verdades viejas hoy obsoletas. Sólo las verdades sin tiempo pueden transformar realmente, y hasta que las vivamos, estaremos atrapados en ideas ajenas de cómo debe ser la vida, incluso si ahora las consideramos propias.  Se requiere un sacrificio: el sacrificio de quién pensábamos que éramos, de las viejas verdades adoptadas de la vida de otro, de creencias ya vacías de contenido frente al rápido cambio evolutivo.  Un sacrificio, éste, de cualquier cosa y de todo lo que se haya superpuesto a nuestro yo esencial, para reafirmar la identidad y darnos sustancia donde alguna vez nos sentimos vacíos e incompletos. De todo aquello a que nos hemos aferrado, primero para salvarnos del vacío, pero que eventualmente sólo nos ancla a un yo pasado que ya no está vivo y vibrante.

Para cerrar el mes, la Luna en Cuarto Creciente en Aries el 29 de noviembre nos recuerda que no hay un destino final para este viaje, por más que percibamos que lo hay.  Eso era lo viejo: haz esto y vivirás feliz para siempre, en una vida llena de éxitos y de todo lo que puedas soñar.  Lo nuevo dice: “no puedes ni empezar a imaginar lo que es posible, ¡de modo que no te molestes en intentarlo!  Vive, simplemente, presente en el momento, sigue las señales, escucha la sabiduría que cada día te susurra el aliento de la vida.” Al hacer esto, sabremos qué hacer, quién ser, y sabremos cuándo parar de ser y hacer y movernos otra vez.  La libertad que surge cuando vivimos de este modo revela que soltar no fue un sacrificio en absoluto, sino simplemente un regreso al verdadero ser, que estaba allí todo el tiempo, pero escondido bajo la cáscara de la identidad, endurecida para resistir al hecho de que nada a lo que nos aferremos es verdadero, y sólo el ahora es real.

Sarah Varcas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

captcha

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>