(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar

Consejos para comunicarte mejor contigo y con los demás

En esta jerga militar en la que nos comunicamos, son comunes las expresiones que instan a luchar la vida, defender las ideas, pelear la posición, aguantar el lugar en la retaguardia, etc.  Esto hace que terminemos con una actitud constante de vigilancia y control en medio de un mundo percibido como peligroso y hostil.

Vivir de esta forma es altamente estresante porque las palabras construyen mundos.  Son el segundo nivel de creación, luego de las ideas y antes de los actos.  Observar nuestra comunicación interna y externa es muy importante para diseñar lo que deseamos concretar en nuestra realidad.  Voy a dar algunos ejemplos para reemplazar palabras o frases que nos perjudican:

 

  • Hacer preguntas debilitantes: “¿Por qué nadie me quiere?, ¿Por qué no me valoran?, ¿Por qué me sale todo mal?”.  Esto genera autocompasión y victimización, además de que reniegas de tu poder para modificar tu percepción y hacer cambios.

Reemplazo: “¿Cómo me acerco a tal persona?, ¿Qué puedo aprender de esta situación?, ¿Cómo mejoro mis recursos?, ¿Qué hay de positivo en esto?”.

Si te haces preguntas empoderadas, tendrás más control y podrás encontrar actitudes y cursos de acción que te permitan avanzar.

 

  • Usar absolutos: “Todo, nada, nadie, nunca”. Cuando estás utilizando estas palabras no estás siendo objetivo y te estás aislando en un mar de términos definitivos y categóricos que no existen.

Reemplazo: En lugar de “Nadie me presta atención”, di “Pedro y Juan no me prestan atención”.  En lugar de “Nada me sale bien”, di “Estoy enviando CV y todavía no me contestan aunque ya lo lograré”.

Sé específico: ¿quién, cuándo, cómo, dónde? 

 

  • Generalizar: es una variante del anterior y lo usas frecuentemente cuando te está yendo mal en algún aspecto, dejando que esa parte inunde el resto.

Reemplazo: en lugar de “Todo es un desastre”, di “En el trabajo me está costando avanzar; afortunadamente la familia está apoyando”.

Por más que parezca que nada es como te gustaría, el valorar lo que sí está funcionando te ayuda a superar el momento.

 

hablar al niño interior

 

  • Dramatizar: es lo que más te inhabilita para transformarte.  Acostumbras emplear un léxico fatalista y contar las cosas con un histrionismo digno de la mejor telenovela.  Crees exorcizar las cosas de esta forma, pero a la larga solo terminas debilitándote y creando lo que tanto hablas.

Reemplazo: En lugar de “¡No sabes lo que me pasó, fue terrible, no sé qué voy a hacer, es lo peor!”, di “Tuve una experiencia extraña, ¿me ayudas a entenderlo?”.

Trata de ser más objetivo, simple, directo y positivo.  Sobre todo, háblale a tu Niño Interno, que es quien te está escuchando. Deja de maltratarlo.

Descubrí hace mucho que, cuando no quería recurrir a términos destructivos, me servía decir: “¡Qué interesante!”, “Es algo interesante”.  De alguna forma, vale para abrir la experiencia y hallar facetas que beneficien y alienten.

 

  • Negar y separar: hay dos palabritas que son fundamentales y que te evitan unificar tus experiencias; son “o” y “pero”.  Cuando las aplicas, tiendes a negar lo que afirmas en la primera frase o directamente todo el enunciado.  Substitúyelas por “y” y “además”.

Reemplazo: la más común es “Sí, pero…”, lo cual destruye cualquier cosa que digas aseverar. En su lugar, di “Sí, además…”.  Una paciente decía “Está todo bien, pero…” y lanzaba una retahíla de cosas con las que no estaba de acuerdo.

Una de dos: o está mal o está bien y además tienes algunas disidencias. 

En lugar de “No sé si el problema fue causado por mi desidia o por su empecinamiento”, di “El problema fue causado por mi desidia y por su empecinamiento”.  Generalmente, las dos cosas son ciertas.

También, funciona para emociones o para encontrar las causas de porqué algo sucede.  Nos conforma y tranquiliza pensar que algo pasa por una sola razón o que sentimos una emoción nada más.  La verdad es que somos y ocurre un conglomerado de situaciones y aceptarlas todas es lo mejor.  En lugar de “Me siento triste o estoy cansada y desilusionada” di “Me siento triste, cansada y desilusionada”, lo cual es más verdadero.

 

  • Utilizar metáforas militares: cambiar tu aproximación guerrera por una amable hará mucho por lo que encuentras y cómo lo procesas.

Reemplazo: en lugar de “Luchar la vida”, di “Vivir/emprender/disfrutar/abrazar la vida”; en lugar de “Defiendo mis ideas”, di “Expreso mis ideas”; en lugar de “Peleo por lo que creo”, di “Afirmo lo que creo con mis actos”; en lugar de “Necesito armas para triunfar”, di “Aprendo recursos para lograr lo que deseo”; en lugar de “Perdí la batalla”, di “No salió como esperaba pero aprendí tal cosa”.

Busca pensar con términos empoderantes que te brinden soluciones a tus desafíos y metas.

 

Amo la palabra AFIRMAR.  Además de que tiene una connotación positiva, significa mantener una posición, asegurar, garantizar, declarar, apoyar, consolidar, basar, etc.  Te propongo incorporarla a tu vida y afirmar tu identidad, tus ideas, tu actitud, tu trabajo, tus relaciones, tu lugar en el mundo.  Tu existencia es una afirmación de tu Alma en esta preciosa Tierra.

4 Comentarios

  1. Muy claro tú artículo.Gracias

    Responder
    • ¡A usarlo entonces y que te resulte útil! Gracias. Besos.

      Responder
  2. Como siempre Laura, tus artículos son exactamente lo que necesito leer en este preciso momento.Gracias.

    Un saludo casi, casi primaveral desde Suecia.

    Responder
    • ¡Qué bueno, Graciela, tener sincronía!! Gracias por tu comentario.
      Un abrazo casi, casi otoñal desde Buenos Aires.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

captcha