(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar

¿Quieres ser feliz o tener razón?

Como buena ariana, he sido muy discutidora.  Con una sed por aprender y saber inmensas, mis conocimientos me hacían imbatible.  Inconcientemente, ponía mucho de mi autoestima en ello.  Con el tiempo, eso me trajo problemas porque podía ser invasiva o mostrarme como sabelotodo.  Empecé a callarme y seleccionar mucho cuándo era necesario hablar.  El silencio me está pareciendo una gran opción.

Pero, había otro tema detrás: querer tener razón.  No es solo algo que me pasara a mí: todos desean que su punto de vista sea el vencedor o que sus decisiones sean aprobadas.  Gastamos una gran cantidad de energía en eso, al punto que podemos perder amigos o familia por intentar convencer a los demás (y “ganar”).

Cada asunto puede ser observado desde diferentes niveles y muchas veces lo que es cierto en uno, no lo es en otro.  La mayoría tiende a ver solo una parte (la que le conviene) y pelea para negar o desestimar la otra.  Eso los hace vulnerables y pasibles de ser engañados.  Por supuesto que existen puntos ciegos en todos: para eso sirve escuchar, ya que así nos enriquecemos al sumar niveles que nos resultan difíciles de advertir o entender por nuestro carácter y experiencias.  Lamentablemente, pocos adoptan este beneficio. En lugar de ser más inclusivos, estamos cada vez más más intolerantes.

Como es normal, esto tiene que ver con la dualidad.  Nos identificamos con un extremo y rechazamos el otro.  Al reconocer la totalidad, podemos comprender integralmente un asunto o una persona.  Esto nos lleva al desapego, ya que no necesitamos tomar partido fanáticamente o amar/odiar a alguien enteramente.  En la aceptación, cesa la lucha.

 

luz corazón

 

Últimamente, un dicho me da vueltas: “¿Quieres tener razón o ser feliz?”.  Quiero ser feliz.  En el fondo, no es una decisión superficial ni que me vino por descarte.  Se fue dando naturalmente, al irme desapegando.  Las supuestas grandes opciones (religiosas, políticas, sociales) no me importan ni me representan.  En las pequeñas (alimentación, ropa, entretenimientos) fluctúo de acuerdo a mi necesidad.

Al aceptarme totalmente, puedo reconocer que soy todo y que formo parte del todo, recibiendo todo en presencia total.  Parece un juego de palabra pero es una vivencia que se va haciendo más fuerte y que me permite estar en armonía.  Thich Nhat Hanh dijo: “El milagro no es caminar sobre el agua. El milagro es caminar sobre la tierra verde en el presente, para apreciar la belleza y la paz de la que se dispone ahora”.  Creo que la felicidad tiene mucho que ver con la paz interior.

Me parece que nos identificamos con partidos políticos o religiones o grandes ideas y discutimos enfáticamente porque no nos hemos tomado la sagrada labor de conocernos y conectarnos.  En mi experiencia, al hacerlo terminamos soltando todas esas anclas y encontrando verdades vivenciales pequeñas y cotidianas, que llenan el corazón y permiten reconocer lo extraordinario de la Vida.  Lo paradójico (y toda verdad es una paradoja) es que tenemos que pasar por todo lo anterior para llegar a esa conclusión.  Sea como sea, es un viaje maravilloso y no cambiaría nada del recorrido.  ¿En qué parte del camino andas?  Privilegia tu felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

captcha