(011) 155-810-6686 contacto@abrazarlavida.com.ar

El regodeo en la negatividad que impide tu evolución

 

Algunas situaciones que inspiraron esta reflexión: una, estoy analizando una Rave de Diseño Humano con una mujer y, cada vez que le señalo una característica que ella interpreta como negativa, hace gestos y comentarios tipo: “¡A mí me toca siempre lo peor, no hay nada bueno en mi Carta!”.  Dos, una reciente consultante me está contando todos sus defectos y errores; la detengo y le pido que me hable de sus cualidades; se queda en silencio un largo rato y finalmente dice: “soy buena”.  Un hombre me relata sus (muchos) inconvenientes en el trabajo; su tono oscila entre el dolor, el humor y cierta jactancia por superar tantos problemas.

 

¡Qué cómodos que vivimos en el sufrimiento y la negatividad!  No puedo concluir otra cosa.  Y no puede suceder otra cosa en una cultura que premia esas cosas.  El constante discurso de ser positivos y felices es un síntoma de ello, la contrapartida (inútil) que en realidad encubre un marketing para vender cualquier cosa, desde electrodomésticos a cursos de autoayuda.  En el fondo, nos enorgullecemos de estar ocupados todo el día, de correr de un lado a otro, de estar a cargo de muchas cosas, de no tener tiempo para nada, de cuantas dificultades soportamos y cómo aun seguimos adelante: ¡nos estamos ganando el Cielo! (uno en el que no creemos ni nos tomamos un segundo para contactar pero que está en el menú tradicional).

 

Puede parecer cruel lo que expongo pero, si no despertamos a esta epidemia de ego desbocado (que complejiza lo simple para sentirse importante y pretender que no puede), vamos a terminar mal.  Sin rumbo espiritual de ninguna clase, es difícil que encontremos propósito y sentido verdaderos.  Se creería que hay mucha espiritualidad en este momento pero es lo mismo que creer que hay mucho amor: hay necesidad de amor, de un encuentro sagrado, pero lo que se encuentra son sucedáneos, falsos ídolos, ego espiritualizado, teoría, mente abrumada y vacía.

 

iluminada

 

Por eso, seguimos sosteniendo el sufrimiento como un premio.  Disfrutamos un regodeo en la negatividad, con un barniz brillante de positividad.  Basta ver tantos posteos de Facebook llenos de sonrisas y viajes que esconden historias tristes (que hace que otros envidien tanta felicidad ficticia y, a su vez, se entristezcan; todo un círculo vicioso).  ¿Cómo salir de él?  En principio, siendo sinceros con nosotros mismos.  Nada puede suceder si nos seguimos engañando, sustentando ideas y conductas equivocadas, soportando personas y situaciones perjudiciales, comprando un modelo sin alma.

 

No hay nada de valiente ni valioso en sufrir sin necesidad, en contar las heridas como medallas, en poner cara de héroe cuando se es un mártir.  Las piedras en el camino surgen cuando no aprendemos de los tropiezos, así que mejor tomemos una actitud abierta de aprender y liberar.  No es necesario cargar con nada ni nadie ni alimentar las heridas del ayer.  Vivir en el aquí y ahora, tomando cada momento con conciencia, actuando con una nueva actitud, es la clave.

 

Estamos en tiempos de fundar una sociedad distinta; no lo lograremos arrastrando las equivocaciones del pasado.  Es cierto que merecemos vivir felices y plenos; es una promesa que puede cumplirse pero no será de la cara para afuera; no es una labor superficial ni fácil pero las recompensas son maravillosas y duraderas.  Para comenzar, podríamos evaluar qué pensamientos, emociones, actitudes, circunstancias, personas, lugares, ya no deseamos sostener ni nutrir.  Luego, podríamos ir creando nuevas posibilidades (¿cuál es tu modelo de vida?, ¿cómo te contactas con el bienestar, la salud, la prosperidad, las relaciones profundas, la  conexión sagrada?) y elegirlas en cada instante que nuestra Alma nos las presente.

 

En el momento en que nos comprometemos a un cambio, seremos probados hasta que seamos lo suficientemente fuertes y decididos y eso se instale definitivamente.  No tiene que ser una carrera de obstáculos ni un martirio: podemos tomarlo con calma y confianza e ir poco a poco plantando semillitas que irán creciendo poderosamente.  La Nueva Energía nos proporciona el impulso y la guía.  No desperdiciemos las oportunidades que están golpeando a nuestra puerta todo el tiempo.  No se trata de ser distintos, de crear algo de la nada: es despejar los condicionamientos para reconectar con nuestro diseño original y únicoYa somos lo que estamos buscando…

 

2 Comentarios

  1. me siento altamente identificado con esta frase: En el momento en que nos comprometemos a un cambio, seremos probados hasta que seamos lo suficientemente fuertes y decididos y eso se instale definitivamente.

    🙂

    Responder
    • Sí, es la parte difícil del cambio, pero absolutamente necesaria.
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

captcha